Lunes 24 de enero de 2022

Los curas villeros afirman que al padre Juan Viroche lo mató la mafia que denunció

  • 18 de octubre, 2016
  • Buenos Aires (AICA)
Los "curas villeros" de la región metropolitana de Buenos Aires dijeron tener certezas de que al sacerdote tucumano Juan Viroche lo mató "la mafia" del narcotráfico y la trata de personas que él denunció y por la cual fue amenazado, mientras avanza la investigación judicial para esclarecer el caso. "Con una mirada creyente podemos decir que todos tenemos pecados, lo que no podemos permitirnos como sociedad es dialogar con la tentación de la corrupción en sus distintas formas. Si lo hacemos estaremos aportando el caldo de cultivo para que se consoliden las mafias en nuestra querida patria", advirtieron.
Doná a AICA.org
Los "curas villeros" de la región metropolitana de Buenos Aires dijeron tener certezas de que al sacerdote tucumano Juan Viroche lo mató "la mafia" del narcotráfico y la trata de personas que él denunció y por la cual fue amenazado, mientras avanza la investigación judicial para esclarecer el caso.

Los sacerdotes de la pastoral en las villas de emergencias porteñas y bonaerenses advirtieron que a estas "mafias" los moviliza "el deseo de acumular dinero, sin importarles que esté salpicado de sangre inocente" y "sin importarles el dejar hipotecadas vidas de niños y niñas, adolescentes y jóvenes".

"A medida que pasan los días crecemos en la certeza de que al padre Viroche lo mató la mafia que él denunció y por la cual fue amenazado", sostuvieron en un comunicado.

Los curas villeros insistieron en apuntar contra "la mafia" del narcotráfico y afirmaron que "la mafia es como una mancha de aceite que lo invade todo, no hay institución a la que no pueda alcanzar. Y le seduce todo lo que de alguna manera detente poder".

Asimismo, pidieron "no confundir la mafia del narcotráfico con dos pibes jóvenes que usan visera".

Los curas villeros sostuvieron que "la mafia busca complicidades a través de la corrupción" y alertaron que "la corrupción es proselitista, crece, contagia, se justifica y llega un tiempo en el que se terminan sacrificando al dios dinero las convicciones de toda una vida, amistades, la propia familia".

"Con una mirada creyente podemos decir que todos tenemos pecados, lo que no podemos permitirnos como sociedad es dialogar con la tentación de la corrupción en sus distintas formas. Si lo hacemos estaremos aportando el caldo de cultivo para que se consoliden las mafias en nuestra querida patria", advirtieron.

Los sacerdotes de las villas enviaron un "sentido saludo" a la familia, a la comunidad parroquial y a los barrios donde el padre Viroche ejerció su ministerio sacerdotal, y también un "fuerte abrazo a todo el clero de Tucumán que ha perdido un hermano".

"Celebrando con alegría la canonización del Cura Brochero --cuyo modelo sacerdotal, nos interpela e inspira--, renovamos el compromiso pastoral con nuestros barrios, con el anhelo de que a través de nuestras obras nuestro pueblo sepa que comprendemos su dolor", concluyeron.

El 5 de octubre el padre Viroche apareció ahorcado en la parroquia Nuestra Señora del Valle, de la localidad tucumana de Ingenio La Florida, después de haber denunciado el avance del narcotráfico y haber sido amenazado. Las pericias revelaron que no hay indicios de la intervención de otras personas en el hecho, aunque se investiga sí fue inducido al suicidio y por quién o quiénes.

Los vecinos del lugar se manifestaron varias veces en esa localidad tucumana para reclamar justicia y ratificaron que el sacerdote recibió amenazas de muerte por sus denuncias contra bandas dedicadas a la venta de drogas, por lo que había pedido al arzobispado de Tucumán su traslado.

Los sacerdotes firmantes de la declaración
P. José María Di Paola, villa La Carcova, 13 de Julio y Villa Curita. Diócesis de San Martín
P. Gustavo Carrara, P. Nicolás Angellotti, P. Eduardo Casabal, villa 1-11-14. Arquidiócesis de Buenos Aires
P. Lorenzo de Vedia, P. Carlos Olivero, P. Gastón Colombres, villa 21-24 y Zavaleta. Arquidiócesis de Buenos Aires
P. Guillermo Torre, P. Martín Carrozza, P. José Luis Lozzia de la Villa 31. Arquidiócesis de Buenos Aires
P. Domingo Rehin, villa Lanzone, Villa Costa Esperanza. Diócesis de San Martín
P. Juan Manuel Ortiz de Rosas, San Fernando. Diócesis de San Isidro.
P. Basilicio Britez, Villa Palito, Puerta de Hierro, San Petesburgo y 17 de Marzo. Diócesis de San Justo
P. Franco Punturo, Villa 20. Arquidiócesis de Buenos Aires
P. Sebastián Sury, P. Damián Reynoso, Villa 15. Arquidiócesis de Buenos Aires
P. Pedro Baya Casal, P. Adrián Bennardis, Villa 3 y del Barrio Ramón Carrillo. Arquidiócesis de Buenos Aires
P: Javier Klajner, P. Sebastián Risso y de la Villa 6. Arquidiócesis de Buenos Aires
P. Alejandro Seijo, Villa Rodrigo Bueno. Arquidiócesis de Buenos Aires
P. Rodrigo Valdez, P. Mario Miceli, Villa Playón de Chacarita. Arquidiócesis de Buenos Aires
P. Andrés Tocalini, Villa los Piletones. Arquidiócesis de Buenos Aires
P. Juan Isasmendi, Villa Trujuy. Diócesis Merlo-Moreno.
P. Nibaldo Leal, V. Ballester. Diócesis de San Martin.
P. Eduardo Drabble, Santuario San Cayetano. Arquidiócesis de Buenos Aires.
Carlos Morena, Ángel Tissot, Mario Romanín, Alejandro León, Juan Carlos Romanín. Salesianos. Villa Itatí. Don Bosco.
P. Hernán Cruz Martín. Barrio Don Orione, Claypole. Obra Don Orione.
P. Dante Delia. Villa Borges. Diócesis de San isidro.
P. Antonio Mario Ghisaura. Villa Tranquila. Diócesis Avellaneda-Lanús.+