Martes 28 de septiembre de 2021

Lomas de Zamora deroga la ordenanza que establecía el Día Municipal del Día por Nacer

  • 13 de mayo, 2021
  • Lomas de Zamora (Buenos Aires) (AICA)
Sacerdotes lamentan que el Concejo Deliberante haya modificado una norma que representaba el sentir de la mayoría de la población y lo atribuyen a "presión de una minoría fuertemente ideologizada".
Doná a AICA.org

Ante la derogación de la ordenanza Nº 17.813, que establecía en el partido de Lomas de Zamora el 25 de marzo como Día Municipal del Niño por Nacer, los sacerdotes de la diócesis lamentaron este jueves el hecho porque la fecha representa "el sentir de la mayoría de la población" y consideraron que la decisión del Concejo Deliberante lomense fue por "presión de algún grupo minoritario fuertemente ideologizado”.

“El Pueblo fiel de Lomas de Zamora y los pastores que acompañan las numerosas comunidades que conforman este partido, estamos desconcertados ante una nueva incoherencia de quienes han sido delegados democráticamente para representar sus intereses ante el Municipio”.

Ayer por la mañana, en el mismo sentido, la Pastoral Social diocesana había manifestado su desconcierto al enterarse de que "la presión de ciertos grupos políticos e ideológicos han instado a derogar dicha ordenanza anulando lo que -insistimos- todo el Concejo Deliberante había aprobado".

El Día del Niño por Nacer se celebra internacionalmente cada 25 de marzo, fiesta de la Anunciación del Señor, para "conmemorar, promover y defender la vida humana desde la concepción hasta la muerte natural". Esta fecha fue instituida en la Argentina en diciembre de 1998 por el entonces presidente Carlos Saúl Menem. Con el tiempo, muchos municipios adhirieron a la iniciativa.

El 28 de abril, el Concejo Deliberante de Lomas de Zamora había aprobado -por unanimidad- la ordenanza Nº 17.813 que establecía el 25 de marzo como Día Municipal del Niño por Nacer. El 12 de mayo, el mismo cuerpo legislativo local derogó la ordenanza.

Texto del comunicado
El Pueblo fiel de Lomas de Zamora y los pastores que acompañan las numerosas comunidades que conforman este Partido, estamos desconcertados ante una nueva incoherencia de quienes han sido delegados democráticamente para representar sus intereses ante el Municipio.

A una semana de haber declarado por una ordenanza municipal el “día del niño por nacer” -cuestión que representa el sentir de la mayoría de la población- la derogan por presión de algún grupo minoritario fuertemente ideologizado.

Con esta acción muestran poco respeto del sistema democrático que debieran honrar (ya que muestran que están a merced de grupos de presión) a la vez que dejan expuestas sus decisiones, porque dicha ordenanza fue aprobada por unanimidad.

La historia muestra que un sistema legislativo vacilante e incoherente pierde autoridad en quienes deben cumplir sus ordenanzas, genera descontento y repudio en la población y lleva a que pierdan el apoyo popular que los puso en el lugar de privilegio donde están. Todo esto lo han logrado desde la superficialidad de pensar que ceder a una minoría no tendría consecuencias en la sensibilidad de los “ciudadanos de a pie”.

El Pueblo de Dios que peregrina en Lomas de Zamora se siente herido en un tema fundamental: la valoración del “niño o niña por nacer”. Su defensa y protección no es negociable, ni se acomoda a las circunstancias (contrariamente a lo demostrado con esta derogación del Concejo Deliberante de Lomas de Zamora).

¿Cómo sostener el avance social que significó el subsidio a la mujer embarazada, sin defender al mismo tiempo la vida por nacer? ¿O los derechos laborales de la mujer embarazada si no es por protección al hijo que está gestando? ¿Y por qué si reconocemos su prioridad en el sistema legislativo vigente, produce tanto escozor siquiera mencionar “el día del niño o niña por nacer”? Mientras otros municipios verdaderamente progresistas del Cono urbano legislan la “ley de los cien días” garantizando diversos derechos y atención sanitaria a la madre y al hijo desde el embarazo, aquí la ideología vuelve intolerantes y faltos de sensibilidad popular a quienes nos gobiernan.

Este tipo de errores se paga con la pérdida del apoyo popular, genera injusticia y afecta directamente la paz social. La Iglesia de Lomas de Zamora alza su voz para hacer oír la voz de miles de vecinos que no se sienten escuchados por quienes debieran representarlos.

Que la Virgen de la Paz quien lleva al Hijo en su regazo, vuelva a traer la Paz a nuestro territorio. 

Más información en www.eclesia.info.+