Lunes 25 de octubre de 2021

La Pastoral de la Mujer riojana avanza en camino sinodal

  • 12 de agosto, 2021
  • La Rioja (AICA)
Con el objetivo de generar encuentro, diálogo y esperanza, el área de las mujeres de la diócesis de La Rioja avanza en un camino sinodal y fraterno.
Doná a AICA.org

Impulsado por el obispo de La Rioja, monseñor Dante Braida, avanza en la diócesis el área pastoral de mujeres, un espacio que busca generar encuentro, diálogo y esperanza, reconociendo el rol propio de participación en la Iglesia y el pueblo riojano y buscando visibilizar la dignidad humana de la mujer, dada por Dios en complemento igualitario con el varón, y generar encuentro desde la apertura de corazón y pensamiento, superando barreras.

El área de mujeres se enmarca doctrinalmente en las líneas pastorales diocesanas propuestas por monseñor Braida, la carta a las mujeres del Deplai, el documento de Aparecida, la carta apostólica Mulieris dignitatem, de san Juan Pablo II, el mensaje de Francisco para el Día de la Mujer 2021.

El equipo está coordinado por Marisol Maldonado y conformado por mujeres de distintas ciudades de la diócesis.

En su carta de presentación, expresaron: "La sociedad y la iglesia están dando nuevos y buenos pasos siguiendo también a muchas pioneras de los siglos anteriores, quienes, levantando la bandera de la dignidad recibida por ser hijas de Dios, se atrevieron a construir puentes y espacios para desarrollar esa dignidad. Sólo por nombrar algunas: Rosario Vera Peñaloza, Mamá Antula, Catalina de María Rodríguez, y tantas otras mujeres que desde el silencio anónimo entregan su empeño, sabiduría y coraje, evangelizando al pueblo riojano".

"Hoy en nuestra diócesis de La Rioja y por iniciativa de nuestro obispo, se está gestando un espacio de Pastoral de la Mujer que, como discípulas misioneras de Jesús, busca generar encuentro, diálogo y esperanza, reconociendo el rol propio de participación en la Iglesia y el pueblo riojano".

"Nos proponemos ser un camino sinodal con sentir fraterno. Para ello mirar, escuchar y reconocer la situación de la  mujer, y así asistir con la esperanza del evangelio a su realidad, proponiendo transformaciones concretas", aseguraron. "También seguir enriqueciendo a la Iglesia desde nuestros propios dones en ámbitos de escucha, de decisión, de pensamiento, de asistencia".

"Con el buen testimonio de mujeres y varones riojanos que dieron y dan su vida por el bien de los demás y encomendándonos a  María, Madre de la iglesia y modelo de mujer, queremos ser fieles a lo que el Padre Dios nos pide en este momento de la historia".+