Sábado 23 de octubre de 2021

La parroquia Inmaculada Concepción recibió una imagen de Mama Antula

  • 27 de agosto, 2021
  • Buenos Aires (AICA)
A cinco años de la beatificación de Mama Antula, la parroquia Inmaculada Concepción, donde ella solía ir a misa, recibió su imagen y se prepara para su entronización este domingo 29.
Doná a AICA.org

La beata María Antonia de Paz y Figueroa, más conocida como “Mama Antula” fundó, durante la época del Virreinato, la Santa Casa de Ejercicios Espirituales San Ignacio de Loyola que continúa hasta la actualidad en el centro de la Ciudad de Buenos Aires, en avenida Independencia y 9 de Julio. Luego de los ejercicios, la beata solía cruzar la que hoy es llamada “avenida más ancha” para dirigirse a la santa misa en la parroquia Inmaculada Concepción, donde este jueves 26 de agosto de 2021, fue trasladada en procesión.

“No fuimos nosotros los que elegimos que Mama Antula se quedara en nuestra parroquia, ella eligió estar acá. Son los santos los que nos eligen”, afirmó Jorge, fiel de la parroquia. 

A cinco años de su beatificación, la imagen fue trasladada desde la capilla del Divino Salvador en la Santa Casa de Ejercicios, y se dirigió en procesión hasta la parroquia Inmaculada Concepción, ubicada a pocos metros, luego del cruce de avenida 9 de julio. Se decidió llevar a Mama Antula en peregrinación para “hacer presente lo que la beata hizo durante tanto tiempo, ir caminando a la parroquia para la celebración de la eucaristía”, expresó monseñor Ernesto Giobando SJ, obispo auxiliar de Buenos Aires y jesuita responsable de la Santa Casa.

María Antonia de San José, nacida en la actual provincia de Santiago del Estero en 1730, se caracterizó por una vida prodigiosa en milagros. Tuvo la misión de trasladar los ejercicios espirituales ignacianos desde su provincia natal hasta Buenos Aires, donde llegó a pie, descalza y portando una cruz.  Se dispuso a conservar el legado de San Ignacio de Loyola, luego de que los jesuitas fueran expulsados. 

María Antula es reconocida por los ejercicios espirituales que ofrecía a personas de cualquier clase social, privilegiando a los pobres. En ese sentido, el obispo animó a continuar viviendo el mandamiento de la caridad que comenzó la beata.

La misa y procesión por el recorrido diario de la beata
La procesión se inició en la capilla de ejercicios dedicada al “Divino Salvador”, Jesús Niño, por la particular devoción que le tenía Mama Antula. Continuaron visitando la celda de la beata, donde María Antonia vivió desde el 7 de abril de 1795 hasta su muerte el 7 de marzo de 1799. Se conservan allí reliquias de la fundadora, entre ellas el “arcón” donde guardaba los alimentos para los ejercitantes que hoy es signo de la confianza en la Providencia. Los fieles rezaron frente a la habitación de la beata y pidieron, especialmente, por su canonización.

La misa en la parroquia Inmaculada Concepción fue presidida por monseñor Giobando y concelebrada por el párroco, presbítero Gonzalo Martín Benítes. En la homilía, el obispo recordó al beato Ceferino Namuncurá en su día y remarcó que “hoy en el cielo hay alegría”. Agregó que “la que venía cada día a esta parroquia para la misa” era “una mujer espiritual con sus manos bien abiertas para sacar a las personas de la pobreza”.

En cuanto a esto, retomó el evangelio del día y subrayó que “el servidor fiel es aquel que da alimento a quien necesita, tanto material como espiritual”. Por eso, mencionó a Ceferino, Mama Antula, Cura Brochero, y Enrique Shaw como “argentinos que supieron vivir esta tarea”. 

Bendición y entronización de la imagen
La entronización y bendición de la imagen de Mama Antula en la parroquia Inmaculada Concepción será el domingo 29 a las 11.30. Monseñor Enrique Eguía, obispo auxiliar y vicario general de Buenos Aires, presidirá la misa que se transmitirá en directo en la página de Facebook de la parroquia.+