Martes 30 de noviembre de 2021

La Legislatura porteña aprobó ley de "abortos no punibles"

  • 28 de septiembre, 2012
  • Buenos Aires (AICA)
La Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires aprobó esta madrugada, por 30 votos a favor y 29 en contra, el proyecto impulsado por los bloques de la oposición para regular los "abortos no punibles" en los casos que corre riesgo la vida o la salud de la mujer o cuando el embarazo proviene de una violación. En medio del debate, la diputada kirchnerista María José Lubertino desató un escándalo al acusar de "fundamentalistas" a los legisladores macristas Victoria Morales Gorleri y Sergio Bergman, quienes votaron por la negativa al proyecto, y exigirles a través de la red social Twitter que "saquen sus rosarios y sus kipás de nuestros ovarios". Sus expresiones merecieron el repudio de los legisladores y una posible denuncia por discriminación ante el INADI, pese a las disculpas posteriores de Lubertino. El arzobispado de Buenos Aires reiteró lo expresado el 10 de septiembre pasado, cuando se reglamentó un protocolo hospitalario para estos casos. "Percibimos una vez más que se avanza delibera
Doná a AICA.org
La Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires aprobó esta madrugada, por 30 votos a favor y 29 en contra, el proyecto impulsado por los bloques de la oposición para regular los "abortos no punibles" en los casos que corre riesgo la vida o la salud de la mujer o cuando el embarazo proviene de una violación, además de admitir que una adolescente a partir de los 14 años de edad pueda acceder a esta práctica sin consentimiento de los padres.

La decisión legislativa se alinea con un fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación en este sentido y a la sugerencia a las provincias para que reglamenten protocolos hospitalarios, a fin de "no judicializar" los casos que involucren a víctimas de violación.

Al promediar el debate, la diputada kirchnerista María José Lubertino desató un escándalo al acusar de "fundamentalistas" a los legisladores macristas Victoria Morales Gorleri y Sergio Bergman, quienes votaron por la negativa al proyecto, y exigirles a través de la red social Twitter que "saquen sus rosarios y sus kipás de nuestros ovarios".

El mensaje generó el repudio de los legisladores que participaban de la discusión en el recinto, y Lubertino se limitó a pedir disculpas diciendo: "si alguien se sintió ofendido porque tal vez no fueron las palabras más afortunadas".

Los legisladores plantearon, además, la posibilidad de presentar una denuncia contra Lubertino por discriminación ante el INADI, organismo que la legisladora presidió desde septiembre de 2006 hasta diciembre de 2010.

La opinión del cardenal Bergoglio
El 10 de septiembre pasado, cuando el gobierno de Mauricio Macri anunció la reglamentación de un protocolo hospitalario para habilitar los abortos no punibles en la Ciudad, el arzobispo de Buenos Aires, cardenal Jorge Mario Bergoglio, calificó de "lamentable" esa decisión y advirtió que se percibe "una vez más que se avanza deliberadamente en limitar y eliminar el valor supremo de la vida e ignorar los derechos de los niños por nacer".

"El aborto nunca es una solución", aseveró citando un documento de la Conferencia Episcopal Argentina. "Al hablar de una madre embarazada hablamos de dos vidas, ambas deben ser preservadas y respetadas pues la vida es de un valor absoluto", agregó en base al mismo texto episcopal.

El purpurado porteño cuestionó al gobierno porteño por su decisión, al sostener que "amplía la despenalización del aborto cediendo a la presión del fallo de la Corte Suprema de la Nación".

Tras asegurar que el máximo tribunal "excedió sus competencias exhortando a aprobar protocolos, afectando de esta manera la división de poderes y vulnerando el federalismo", alertó sobre las consecuencias "jurídicas, culturales y éticas" que traerá aparejada la puesta en práctica de un protocolo hospitalario.

"Las leyes configuran la cultura de los pueblos y una legislación que no protege la vida favorece una ´cultura de la muerte´", subrayó citando la encíclica "Evangelium vitae" de Juan Pablo II.+

Texto completo de la declaración del 10 de septiembre