Sábado 17 de abril de 2021

La diócesis de Quilmes tiene un nuevo sacerdote salesiano

  • 23 de diciembre, 2020
  • Quilmes (Buenos Aires) (AICA)
El obispo de Quilmes, monseñor Carlos José Tissera, ordenó sacerdote al salesiano Facundo De Nicolo, el domingo 20 de diciembre en la parroquia Nuestra Señora de la Guardia de Bernal.
Doná a AICA.org

En una celebración que tuvo lugar en la parroquia Nuestra Señora de la Guardia, de Bernal, el obispo de Quilmes, monseñor Carlos José Tissera, ordenó sacerdote al salesiano Facundo De Nicolo.

La ceremonia se llevó a cabo el domingo 20 de diciembre y contó con una cantidad restringida de público. Fue transmitida a través de la página de Facebook de la diócesis. Participaron el obispo emérito de Río Gallegos, monseñor Juan Carlos Romanín; los provinciales de la Congregación Salesiana de Argentina Sur y Argentina Norte, Darío Perera y Horacio Barbieri, el párroco de Nuestra Señora de la Guardia, Horacio López, y sacerdotes de la Obra de Don Bosco.

En su homilía, monseñor Tissera dedicó unas palabras al novel sacerdote y a su familia: “Dios te ha formado desde el seno de una familia creyente, con la rica sabia de los inmigrantes que poblaron este sur de Buenos Aires. La calidez del amor de tus padres, Nora y Raúl, desde niño te pusieron bajo la tutela de María Auxiliadora y de Don Bosco. Acompañado por la familia salesiana que abonaron las semillas que Dios sembró en vos, podés hoy ofrecer a Jesús y su Iglesia cualidades y virtudes que forjaste con dedicación y esmero. Ellos te ven inteligente, agudo, apasionado, con dotes de líder y deseos de radicalidad y una fuerte búsqueda de coherencia”.

El obispo de Quilmes comparó las características y contexto de esta celebración con el pesebre de Belén: “No es una celebración multitudinaria; la sencillez es la nota común en esta tarde. Pocos convidados presenciales; pobreza de abrazos y pobreza de viajes y traslados. Pero en todo: abundancia de amor”, afirmó.

En ese sentido, deseó que San José le regale “un corazón de Padre”: “Entre tantas cosas inesperadas que este año nos ha deparado, nunca pensaste, Facundo, que serías ordenado en el Año de San José ¡Cuánto amaba Don Bosco a San José! Le dedicó un altar en el templo de María Auxiliadora en Turín. Dio instrucciones precisas al pintor Lorenzone para el cuadro de ese altar. Se presenta a San José con el Niño en sus brazos; junto a él, en actitud dulce y materna de aprobación, tenemos a María que tiene las manos juntas.”

Además, monseñor Tissera agradeció en nombre de su diócesis a la Congregación Salesiana “por el trabajo pastoral en medio de los niños y los jóvenes, siempre importante, pero tan imperioso para estos momentos de la vida de nuestro pueblo. La educación y el trabajo son los pilares de una sociedad más digna, más justa y más fraterna; una educación integral y accesible a la gente. ¡Muchas gracias!”

El padre Perera, por su parte, agradeció al obispo Tissera y a la familia de Facundo, y le recordó al joven sacerdote que esta ordenación no es el fin de un camino, sino el comienzo de otro más importante. Por su parte, el padre De Nicolo agradeció a su familia y amigos, al obispo Carlos, a la congregación salesiana y a las comunidades de las que formó parte.

El padre Facundo eligió como lema de ordenación “Él nos amó primero” (1 Jn. 4, 10), y continuará trabajando en el Oratorio Centenario Don Bosco, en la diócesis de Avellaneda-Lanús.+