Miércoles 25 de mayo de 2022

La Corte Suprema australiana aceptó la apelación del cardenal Pell

  • 13 de noviembre, 2019
  • Camberra (Australia) (AICA)
El purpurado australiano fue condenado a seis años de prisión por abusos contra menores, dictada en
Doná a AICA.org

El Tribunal Supremo australiano aceptó hoy la apelación final del cardenal George Pell, condenado por abuso sexual a menores.



La audiencia de apelación, que será presidida por cinco o seis jueces, se llevará a cabo a principios de marzo de 2020, según informó un portavoz del Alto Tribunal, que agregó que mientras tanto el purpurado permanecerá en la cárcel.



El purpurado australiano fue condenado a seis años de prisión por abusos contra menores, dictada en diciembre del año pasado por el Tribunal de Melbourne. La sentencia de primera instancia, hecha pública el pasado mes de febrero, fue confirmada en agosto por la Corte Suprema del Estado de Victoria con el voto de dos jueces sobre tres.



Según los abogados del cardenal Pell, la opinión disidente de uno de los tres jueces de la Corte de Apelación de Victoria, Mark Weinberg, puede proporcionar motivos razonables para revocar la sentencia: según este magistrado, la única víctima que queda viva no es creíble ni fiable y el veredicto no satisface el principio en base al cual una persona sólo puede ser condenada si las pruebas demuestran su culpabilidad más allá de toda duda razonable.



En una declaración, el arzobispo Mark Coleridge, presidente de la Conferencia Episcopal Australiana, afirma que “todos los australianos tienen derecho a apelar contra un fallo de la Alta Corte” y “el cardenal George Pell ha ejercido ese derecho".



La Alta Corte –observó el prelado– estableció que su condena merece ser reexaminada. Esta decisión “prolongará lo que ha sido un proceso largo y difícil, pero –concluye monseñor Coleridge– sólo podemos esperar que la apelación se produzca lo antes posible” y que la sentencia del Tribunal Supremo aportará “claridad” para todos.



El cardenal Pell continúa defendiendo su inocencia y se encuentra actualmente recluido en la prisión de evaluación de Melbourne, donde, según el periódico local Sun Herald, se le ha dado un trabajo de jardinería. En octubre de 2022 podría solicitar la libertad condicional. +