Jueves 13 de junio de 2024

La Casa Divina Providencia, mucho más que un "techo fraterno" en Orán

  • 2 de enero, 2024
  • San Ramón de la Nueva Orán (Salta) (AICA)
La institución con sede en Orán (Salta) celebró 25 años extendiendo la 'carpa de la caridad' en los sectores más vulnerables. "Sabemos que es obra de Dios", expresó su director.
Doná a AICA.org

La Casa Divina Providencia, ubicada en la ciudad de San Ramón de la Nueva Orán (Salta), celebró 25 años de presencia extendiendo la “carpa de la caridad” en los sectores más vulnerables de la zona.

Para concluir las actividades del año, realizó como acostumbra un almuerzo navideño el 24 de diciembre, ofreciendo a los niños y adolescentes del proyecto un festejo que incluyó comida, postre y regalos.

Lo más característico es la entrega de la caja navideña, con alimentos no perecederos, pan dulce, gaseosa y algo para compartir en la nochebuena con sus familias, muchas de las cuales son de bajos recursos.

Todo lo realizado se consigue por la generosidad desinteresada de muchas personas, bienhechores, amigos de la casa, voluntarios y empresas de la ciudad; así como donaciones de alimentos no perecederos, rifas, bingos, ferias americanas, celebraciones de misas, y la providencia de Dios.

El 'Techo fraterno', como también es llamado, recibe durante el año a más de 100 niños y adolescentes en situación de riesgo social, de varios asentamientos del lugar donde imperan la delincuencia, violencia, adicciones, prostitución, alcoholismo, abusos, etc.

Cada día, dos trafics pasan a buscar a los niños por sus casas, y entre los servicios brindados reciben el desayuno y apoyo escolar (incluso en áreas especiales como educación física, música, folclore o catequesis). Son ayudados por una asistente social, psicóloga y psicopedagoga. Todos los días reciben además el almuerzo y luego son llevados a sus casas para que asistan a la escuela primaria y secundaria.  

Los domingos se reúnen los jóvenes, que trabajan su personalidad, espiritualidad y se comprometen a realizar obras que puedan ayudar a otros jóvenes a salir de sus problemáticas.

Entre sus frutos destaca la contención emocional que reciben y los buenos resultados que obtuvieron muchos niños en las escuelas. “Sabemos que es obra de Dios y de muchas personas que son para nosotros providencia para nuestros niños y jóvenes”, expresó el padre Sebastián Aguilera SdC, superior y director de la Casa Divina Providencia. 

“Agradecemos a Dios por su presencia misericordiosa, pero sobre todo providente, reflejada en los buenos corazones que hacen posible llevar adelante la Obra. Como decía nuestro santo fundador, san Luis Guanella: ‘No podemos detenernos mientras haya pobres por socorrer’”, concluyó.

Más información, en Facebook Casa Divina Providencia Orán Salta.+