Miércoles 5 de octubre de 2022

Inauguración de la muestra "La Guardia Suiza y el Santo Padre" en la catedral de Buenos Aires

  • 2 de agosto, 2013
  • Buenos Aires (AICA)
En el marco del Día Nacional de Suiza, ayer se realizó en la catedral metropolitana de Buenos Aires, el acto inaugural de la muestra "La Guardia Suiza y el Santo Padre", organizada por la Nunciatura Apostólica, la Embajada de Suiza y el arzobispado de Buenos Aires. La muestra se trata de 17 paneles, 4 gigantografías, 1 panel para fotos y 3 vitrinas con objetos de la Guardia llegados de Suiza y el Vaticano. La exposición podrá ser visitada, hasta el 21 de agosto, de lunes a viernes de 7.30 a 18.30, los sábados y domingos de 9 a 19 y feriados de 10 a 18.
Doná a AICA.org
En el marco del Día Nacional de Suiza, ayer se realizó en la catedral metropolitana de Buenos Aires, el acto inaugural de la muestra "La Guardia Suiza y el Santo Padre", organizada por la Nunciatura Apostólica, la Embajada de Suiza y el arzobispado de Buenos Aires.

En su discurso del acto inaugural, el secretario de Culto de la Nación, embajador Guillermo Oliveri, destacó la ardua tarea que tiene la Guardia Suiza con el papa Francisco. "El Papa argentino ha sorprendido a América Latina y al mundo al ser un Papa tan cerca del pueblo. La Guardia Suiza tiene una difícil tarea pero es un cuerpo entrenadísimo", destacó, al tiempo que informó que la muestra se podrá ver en otras provincias argentina.

Luego habló el embajador de Suiza, Johannes Matyassy, quien agradeció el trabajo en equipo realizado para poder inaugurar esta exposición. "Hoy es un día de orgullo y alegría no sólo por ser el Día Nacional de Suiza, sino también por la inauguración de la muestra de la Guardia Suiza en esta catedral que está tan vinculada con el Santo Padre, como todos sabemos". Y agregó: "Es un día muy emotivo por poder presentar en este país, del que proviene el Papa, a la Guardia Suiza que con corazón y coraje llevan diariamente la tarea de defender al Papa hasta dar la propia vida".

Asimismo, agradeció a monseñor Mario Poli, arzobispo de Buenos Aires, por dar la autorización para que se realice la exposición en la catedral metropolitana y al rector del templo, presbítero Alejandro Russo, por las atenciones dispensadas para que la muestra se pueda llevar a cabo.

La misión de la Guardia Suiza desde hace 500 años es proteger al Papa. Ningún otro Jefe de Estado tiene contacto tan directo con las multitudes como el Papa. La experiencia de la Guardia Suiza en la protección personal es única. Ellos prestan asimismo servicios honorarios y vigilan las entradas de la Ciudad del Vaticano.

Desde 1506, este cuerpo militar ha protegido permanentemente al Papa o al Cónclave. De esta manera el Papa puede actuar con plena independencia y libertad tanto en Roma como en el extranjero. La Guardia Suiza es la unidad armada más antigua del mundo y su permanencia se basa en su reputación y en un aggiornamiento periódico en función de las amenazas que pudiese recibir el Santo Padre.

El Encargado de Negocios de la Nunciatura Apostólica, monseñor Arnaldo Catalán, dijo que a través de la exposición se puede mostrar "el enigma de la Guardia suiza, quiénes son, que tarea realizan y ayudar a comprender como estos hombres que están detrás del Papa, por la fe, deciden entregar años de su vida al cuidado y la defensa del Sumo Pontífice".

El director general de Cultos de la Ciudad de Buenos Aires, Alfredo Abriani, afirmó en el acto inaugural: "Este es un homenaje y reconocimiento a esta guardia de defensa. Agradecer sus servicios que hacen posible que el papa camine con el pueblo y junto al pueblo". Además señaló que la Guardia Suiza comparte uno de sus patronos con el de la ciudad de Buenos Aires, que es San Martin de Tours.

La muestra inaugurada consta de 17 paneles, 4 gigantografías, 1 panel para fotos y 3 vitrinas con objetos de la Guardia, todo llegado desde Suiza y desde el Vaticano. La exposición podrá ser visitada, hasta el 21 de agosto, de lunes a viernes de 7.30 a 18.30, los sábados y domingos de 9 a 19 y feriados de 10 a 18.

Como cierre del acto inaugural, el arzobispo de Buenos Aires, monseñor Mario Aurelio Poli, dijo en su discurso: "Recibo, en la Iglesia Catedral, a esta Guardia suiza pontificia con mucha alegría. El papa Francisco ha tenido un estilo pastoral de cercanía con la gente. A él le gusta acercarse al pueblo y hace temblar a la Guarda militar, preocupada por su integridad física. Sin embargo, el Santo Pontífice tiene con ellos un trato coloquial. Lo queremos mucho al Papa y sabemos que en la Guardia suiza tiene muchos amigos que lo cuidan muy bien. Tenemos al Papa en buenas manos".

Una noticia que recorrió el mundo fue cuando el papa Francisco, en la Casa Santa Marta donde reside en el Vaticano, le acercó una silla a un guardia suizo, porque éste había estado toda la noche de pie, custodiando la puerta del departamento papal. También le ofreció pan y jamón para que se alimente.

"Cada día puedo constatar personalmente la dedicación, el profesionalismo y el amor con que ejercen su actividad" afirmó el papa Francisco acerca del cuerpo militar encardo de protegerlo.

Durante toda la ceremonia del acto inaugural se hallaba presente, con su uniforme típico, el soldado de guardia Sebastién Roulin. También hubo interpretaciones del tradicional instrumento de viento suizo denominado "corno alpino" a cargo de Engiadina Alphorn Ensemble.

Entre las autoridades presentes se hallaba Mons. Alberto Bochatey, obispo auxiliar de La Plata y el Subsecretario de Culto, Juan L. Landaburu, entre otros.

Historia
La ceremonia de juramento de los nuevos guardias tiene lugar todos los años el 6 de mayo aniversario del saqueo de Roma por Carlos V en 1527. Ese día, los guardias suizos salvaron la vida del Papa. De los 186 guardias solo sobrevivieron 42.

La guardia suiza fue creada en 1506, cuando el Papa Julio II pidió soldados para su protección, formando una compañía de 150 hombres. En ese momento, eligió a los suizos debido a la reputación que habían obtenidos en las Guerras de Borgoña.

En la actualidad, se trata del ejército profesional más pequeño del mundo, con alrededor de 110 soldados.+