Martes 16 de agosto de 2022

Francisco: "Las redes de familias son un antídoto contra la soledad"

  • 10 de junio, 2022
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
El Papa agradeció a la Federación de las Asociaciones de Familias Católicas en Europa por su acogida a los refugiados ucranianos, su compromiso con la paz y sus 25 años de labor ininterrumpida.
Doná a AICA.org

El papa Francisco recibió hoy en el Palacio Apostólico a integrantes de la Federación de Asociaciones de Familias Católicas en Europa (Fafce), ante quienes destacó la importancia de celebrar y agradecer el jubileo institucional por los 25 años de labor ininterrumpida.

“Lamentablemente en este momento Europa, y diría especialmente las familias en Europa, viven un momento que, para muchas, es trágico y para todas es dramático a causa de la guerra en Ucrania”, puntualizó en su discurso.

Francisco les aseguró que adhiere a la declaración que el Consejo de la Presidencia de la Fafce difundió el pasado 6 de mayo, expresando: “Madres y padres, más allá de sus nacionalidades, no quieren la guerra. La familia es la escuela de la paz”.

“Las familias y las redes de familias estuvieron y están en la primera línea de acogida de los refugiados, especialmente en Lituania, Polonia y Hungría”, indicó el pontífice.

El Papa destacó el compromiso cotidiano de Fafce por las familias, al señalar: “Ustedes prestan un doble servicio: llevan su voz a las instituciones europeas y trabajan para formar redes familiares en toda Europa. Esta misión está en plena consonancia con el camino sinodal que estamos viviendo, para que la Iglesia sea más una familia de familias”.

Asimismo, les agradeció por el seminario que organizaron en colaboración con el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, centrado en brindar testimonio sobre la belleza de la familia.

Francisco y su llamamiento a favorecer la natalidad
El Santo Padre reiteró la exhortación que les dirigió hace cinco años, el 1° de junio de 2017, a continuar el trabajo para favorecer la natalidad y la consolidación de redes de familias. “Es un servicio valioso, porque se necesitan lugares, encuentros, comunidades en los que las parejas y las familias se sientan acogidas, acompañadas, nunca solas. Es urgente que las Iglesias locales, en Europa y fuera de ella, se abran a la acción de los laicos y de las familias que acompañan a las familias”, afirmó Francisco.

“Hoy vivimos no solo una época de cambios, sino un cambio de época. Su trabajo tiene lugar en este cambio, que a veces puede provocar el riesgo de desánimo. Pero, con la gracia de Dios, estamos llamados a trabajar con esperanza y confianza, en comunión efectiva con la Iglesia”.

El Papa recordó el Memorándum de Entendimiento firmado el año pasado por la Fafce con el Consejo de Conferencias Episcopales Europeas y para la cooperación con la Comisión de las Conferencias Episcopales de la Unión Europea, “en cuyas oficinas, dijo, se encuentra su Secretaría General en Bruselas”.

Además, destacó resoluciones recientes en las que la federación recuerda que "tener hijos nunca debe considerarse una falta de responsabilidad hacia la creación o sus recursos naturales".

El concepto de "huella ecológica" no puede aplicarse a los niños, ya que son un recurso indispensable para el futuro. Por el contrario, hay que abordar el consumismo y el individualismo, mirando a las familias como el mejor ejemplo de optimización de recursos" (Fafce, Familias por un Desarrollo Integral y Sostenible, 26 de octubre de 2021).

La pornografía, amenaza para la salud pública
A continuación, el Santo Padre se refirió a la necesidad de denunciar “la lacra de la pornografía”, ahora difundida por todas partes a través de la web, “como un ataque permanente a la dignidad de hombres y mujeres”.

El Papa explicó que no se trata solo de proteger a los niños -una tarea urgente para las autoridades y para todos nosotros-, sino también de declarar la pornografía como amenaza para la salud pública.

Francisco retomó sus palabras en el discurso a los participantes en el congreso “La dignidad del menor en el mundo digital”, cuando dijo que “sería un grave engaño pensar que una sociedad en la que el consumo anómalo de sexo en la red se extiende entre los adultos será capaz de proteger eficazmente a los menores”.

De acuerdo con el Santo Padre, “las redes familiares, en colaboración con las escuelas y las comunidades locales, son fundamentales para prevenir y combatir esta lacra, curando las heridas de quienes se encuentran en la vorágine de la adicción”.

“La dignidad de hombres y mujeres también se ve amenazada por la práctica inhumana y cada vez más extendida de los 'vientres de alquiler', en la que se explota a las mujeres, casi siempre pobres, y se trata a los niños como mercancía”.

Francisco agradeció que, en los últimos cinco años, la Federación de Asociaciones de Familias Católicas en Europa acogiera en su seno a diez nuevas organizaciones familiares y a cuatro nuevos países europeos, entre ellos Ucrania.

Por último, Francisco reflexionó sobre la pandemia de la soledad: “Si muchas familias se han redescubierto como Iglesias domésticas, también es cierto que demasiadas familias han experimentado la soledad, y su relación con los Sacramentos se ha convertido a menudo en algo meramente virtual. Las redes familiares son un antídoto contra la soledad. De hecho, por su propia naturaleza, están llamados a no dejar a nadie atrás, en comunión con los pastores y las Iglesias locales”.+