Domingo 17 de octubre de 2021

Francisco: la familia es fuerte si está abierta a la vida y unida en oración

  • 11 de septiembre, 2021
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
El Papa envió un mensaje a los participantes en la XIV Peregrinación de las Familias por la Familia que tiene lugar hoy en veinte santuarios de diecinueve regiones de Italia
Doná a AICA.org

La familia está "viva" si está unida en oración. Es "fuerte", cuando redescubre la Palabra de Dios. Es "generosa", si permanece abierta a la vida, no discrimina y sirve a los más necesitados, es el mensaje del papa Francisco dirigido a matrimonios, padres, abuelos, hijos, nietos, que participan en la XIV Peregrinación Nacional de la Familia por la Familia, que arranca hoy 11 de septiembre. 

Un momento de oración nacional, promovido por Renovación en el Espíritu, CEI y Forum Family Associations, que involucra -cara a cara y online- a miles de familias de toda Italia en 20 santuarios en 19 regiones.

Del Papa hay sobre todo gratitud por este "testimonio de comunión y alegría" que se traduce en el grito lanzado al unísono: "¡La familia está viva!". Luego el agradecimiento por este "esfuerzo" por llegar al mayor número posible de personas "para convertirse en signo vivo de esa amoris laetitia que brota del Evangelio de la familia". 

Las familias que participan en la peregrinación "muestran el rostro luminoso de la fe en Jesucristo, en un tiempo aplastado por tantas dificultades, sufrimientos y nuevas miserias", afirmó Francisco.

A continuación, el Papa se detuvo en el tema elegido para la iniciativa: "En comunión ... ¡alegría!". Una elección puntual que reitera la invitación a "no buscar la alegría consumista e individualista, que solo pesa el corazón, sino esa alegría que se vive en comunión, que se comparte y participa, porque es más bienaventurado dar que recibir". De hecho, afirmó, "el amor fraterno multiplica nuestra capacidad de alegría, ya que nos permite alegrarnos del bien de los demás".

“La familia está viva, si se encuentra unida en la oración”, dijo el Pontífice en su mensaje. “La familia es fuerte si redescubre la Palabra de Dios y el valor providencial de todas sus promesas. La familia es generosa y construye historia si permanece abierta a la vida, si no discrimina y sirve a los más frágiles y necesitados, si no deja de ofrecer al mundo el pan de la caridad y el vino de la fraternidad”.

El Encuentro Mundial de las Familias en Roma
Francisco animó a continuar por este camino para preparar el X Encuentro Mundial de las Familias que se celebrará en Roma del 22 al 26 de junio de 2022, y al mismo tiempo también en diócesis de todo el mundo. Una preparación material, concreta, pero sobre todo espiritual. Por eso, en su mensaje, el Papa invitó a rezar "a partir de ahora" la oración oficial del Encuentro Mundial:

Padre Santo,
estamos aquí ante ti
para alabarte y agradecerte
por el gran regalo de la familia.
Te pedimos por las familias consagradas en el sacramento del matrimonio,
para que redescubran cada día la gracia que han recibido
y, como pequeñas Iglesias domésticas
sepan dar testimonio de tu Presencia
y del amor con el que Cristo ama a la Iglesia.
Te pedimos por las familias
que atraviesan por dificultades y sufrimientos
por la enfermedad, o los trabajos que sólo tú conoces:
apóyalos y concientízalos
sobre camino de la santificación al que los llamas,
para que experimenten tu infinita misericordia
y encuentren nuevas formas de crecer en el amor.
Te pedimos por los niños y jóvenes
para que se encuentren contigo
y respondan con alegría a la vocación que has planeado para ellos;
por los padres y abuelos,
para que sean conscientes
de que son un signo de la paternidad y maternidad de Dios
en el cuidado de los hijos que, en carne y en espíritu,
Confías en ellos;
por la experiencia de la fraternidad
que la familia puede dar al mundo.
Señor, haz que cada familia
puedan vivir su vocación a la santidad en la Iglesia
como una llamada a ser protagonista de la evangelización,
al servicio de la vida y la paz,
en comunión con los sacerdotes y todo estado de vida.
Bendice el Encuentro Mundial de las Familias.
Amén.

“Confío su compromiso a Dios para que lo sostenga y lo haga fructífero. Y les pido a todos que recen por mí. ¡Feliz peregrinación!”, concluyó.+