Lunes 8 de agosto de 2022

Francisco: El diálogo entre religiones, un antídoto contra el extremismo

  • 30 de junio, 2022
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
El Papa entregó al cardenal Kurt Koch, el discurso a la delegación del Comité Judío Internacional para Consultas Interreligiosas. El recrudecimiento del dolor en la rodilla no permitió el encuentro.
Doná a AICA.org

La Oficina de Prensa del Vaticano anunció que el Papa no pudo reunirse esta mañana con la delegación del Comité Judío Internacional para Consultas Interreligiosas debido a la exacerbación del dolor en la rodilla, y entregó el texto preparado al cardenal Kurt Koch, presidente del Dicasterio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos.

En su discurso el pontífice llama a abordar "las discordias, las divergencias y los conflictos no de manera agresiva, sino sin prejuicios y con intenciones pacíficas, para encontrar puntos de convergencia aceptables para todos" porque "el odio y la violencia son incompatibles con nuestra fe".

Judíos y cristianos, estamos llamados a comportarnos de tal manera que nos asemejemos lo más posible a nuestro Creador y Padre. Esto -lo sabemos- se vuelve muy difícil cuando somos objeto de abusos y persecuciones, como sucedió  muchas veces en la historia y lamentablemente también sucede hoy.

Francisco asegura el compromiso de la Iglesia católica para contrarrestar "todas las formas de antisemitismo, especialmente a través de la acción preventiva, es decir, en la educación en las familias, en las comunidades parroquiales y escuelas, como en los grupos laicos".

En su discurso, el Papa reitera la necesidad del diálogo entre judíos y cristianos, en estos "nuestros tiempos convulsos" subraya que es importante trabajar juntos "para tratar de contrarrestar ciertas tendencias negativas en nuestras sociedades occidentales: la idolatría de uno mismo y del dinero; individualismo exasperado; la cultura de la indiferencia y el derroche”.

Estamos llamados a dar testimonio juntos, del Dios de misericordia y justicia, que ama y cuida de las personas, y podemos hacer esto aprovechando la herencia espiritual que compartimos en parte y que tenemos la responsabilidad de preservar y profundizar.

Francisco subraya luego cómo el diálogo interreligioso es "un signo de nuestro tiempo", "providencial" porque es Dios quien suscita el deseo de encuentro y conocimiento respetando las diferencias religiosas.

Este es el principal camino para hacer crecer la fraternidad y la paz en el mundo. Fortaleciendo el diálogo podemos resistir el extremismo, que lamentablemente es una patología que también puede manifestarse en las religiones.

El Comité Judío Internacional para las Consultas Interreligiosas fue creado, recordó el Papa, en 1970 con el objetivo de promover y acompañar el diálogo interreligioso en todo el mundo. Reúne a muchas grandes organizaciones judías, con sede especialmente en los Estados Unidos de América, desde el principio ha estado en contacto con la Comisión de Relaciones Religiosas con el Judaísmo de la Santa Sede, y junto con ella organiza regularmente conferencias conjuntas sobre temas de actualidad.+