Sábado 24 de febrero de 2024

Francisco destacó el asombro, la fidelidad y la sencillez de María

  • 8 de diciembre, 2023
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
En la solemnidad de la Inmaculada Concepción, el Papa señaló que "el asombro ante las obras de Dios y la fidelidad en las cosas simples" permitieron a María mantener su corazón libre de pecado.
Doná a AICA.org

El Papa Francisco, tras las dos últimas retransmisiones del Ángelus desde Casa Santa Marta debido a su infección pulmonar, regresó hoy, 8 de diciembre, a la Plaza de San Pedro para pronunciar la tradicional oración mariana en el día de la solemnidad de la Inmaculada Concepción

El pontífice destacó dos de las actitudes de María: "El asombro ante las obras de Dios y la fidelidad en las cosas sencillas", dos actitudes de la Virgen que le permitieron tener un corazón totalmente libre de pecado. 

En primer lugar, la sorpresa y el asombro, al sentirse llamada "llena de gracia". Esta es una actitud importante: saber asombrarse ante los dones del Señor, no darlos nunca por supuestos, apreciar su valor, alegrarse de la confianza y la ternura que traen consigo. Y también es importante testimoniar este asombro delante de los demás, hablando con humildad de los dones de Dios, del bien recibido, y no solo de los problemas cotidianos. 

Fidelidad en las cosas simples
El Papa Francisco pasó luego a hablar de la segunda actitud: la fidelidad en las cosas simples. Señaló que, en el texto del Evangelio que narra la Anunciación, no hay nada sobre María, y que se la presenta como una niña sencilla, aparentemente igual a tantas otras que vivían en su pueblo, Nazaret. Una joven, prosiguió el Papa, que, “precisamente por su sencillez, mantuvo puro aquel Corazón Inmaculado con el que, por gracia de Dios, había sido concebida”. Esto también es importante, ya que “para acoger los grandes dones de Dios, es necesario saber atesorar los que son más cotidianos y menos visibles”, afirmó el Papa.

El Papa Francisco luego explicó que “es con su fidelidad diaria en la bondad que Nuestra Señora dejó crecer en ella el don de Dios”.

Al finalizar su catequesis, el Papa Francisco invitó a todos los fieles a preguntarse si creen en la importancia de su fidelidad a Dios, si encuentran tiempo para leer el Evangelio, orar y participar en la Eucaristía y realizar algunos actos tangibles de servicio desinteresado. “Éstas”, concluyó el Papa, “son las pequeñas opciones necesarias para acoger la presencia del Señor”.+