Viernes 24 de mayo de 2024

Francisco: "Con el diablo no se discute, con el diablo no se dialoga"

  • 26 de febrero, 2023
  • Ciudad de Vaticano
En su mensaje previo al rezo del Ángelus, el Papa recordó que la finalidad del diablo es siempre tentar y persuadir para dividir, pero hay que enfrentarlo con la "Palabra de Dios", como hizo Jesús.
Doná a AICA.org

En su alocución previa al rezo del Ángelus, el papa Francisco recordó el Evangelio de este domingo 26 de febrero, que se refiere a las tentaciones que sufrió Jesús por parte del diablo en el desierto, y sostuvo que al diablo “no se le vence tratando con él, sino oponiéndole con fe la Palabra divina. De este modo, Jesús nos enseña a defender la unidad con Dios y entre nosotros, de los ataques del que divide”.

Diablo significa “el que divide”, dijo el Papa, y su nombre “nos dice lo que hace: divide”, señaló. “El diablo quiere separar a Jesús del Padre, quiere apartarlo de su misión de unidad para nosotros, señaló el pontífice.

En ese sentido, aseguró que el diablo utiliza el apego, la desconfianza y el poder como “tres venenos potentes” para tentar a Jesús. El diablo, aprovechando la "condición humana de Jesús, que se encuentra débil porque ha ayunado durante cuarenta días y tiene hambre, intenta instilar en Él tres ‘venenos’ potentes, para paralizar su misión de unidad", continuó.

Seguidamente señaló que el diablo intenta también “envenenarnos a cada uno con el apego a las cosas, la desconfianza y la sed de poder”. “Tres tentaciones frecuentes y peligrosas que el diablo emplea con el fin de dividirnos del Padre, y que trata de dividirnos, que no nos sintamos más hermanos entre nosotros, para llevarnos a la soledad y a la desesperación”, dijo el Papa.

"¡Esto es lo que quiere hacer con Jesús, esto es lo que quiere hacernos a nosotros! Pero Jesús vence las tentaciones. ¿Cómo? Evitando discutir con el diablo y respondiendo con la Palabra de Dios", afirmó.

Vencer al diablo con la Palabra de Dios
El Santo Padre dijo que Jesús “no dialoga con el diablo, no negocia con él”, sino que rechaza sus insinuaciones con "las palabras benéficas de las Escrituras", y citó tres frases que hablan de libertad respecto a las cosas, de confianza y de servicio a Dios. “Tres frases opuestas a las tentaciones”, subrayó. 

En esa sintonía, expresó que "esto supone una invitación para nosotros: ¡con el diablo no se discute! No se le vence tratando con él, sino oponiéndole con fe la Palabra divina. De este modo, Jesús nos enseña a defender la unidad con Dios y entre nosotros, de los ataques del que divide. ¡Y necesitamos unidad! Esto es importante: con el diablo no se discute, con el diablo no se dialoga. Jesús se enfrenta a él con la Palabra de Dios". 

¿Qué lugar tiene en mi vida la Palabra de Dios?
Francisco instó a cada uno de los presentes en la plaza de San Pedro, a reflexionar respecto al lugar que tiene en “¡nuestras vidas la Palabra de Dios!” y si “recurrimos a ella en nuestras luchas espirituales”.

"Si tengo un vicio o una tentación que se repite, ¿por qué no busco, con la ayuda oportuna, un versículo de la Palabra de Dios que responda a ese vicio? Luego, cuando llegue la tentación, lo recito, lo rezo confiando en la gracia de Cristo. Probemos, nos ayudará en las tentaciones, porque, entre las voces que se agitan dentro de nosotros, resonará la voz benéfica de la Palabra de Dios", continuó.

Finalmente, hizo una súplica a la Virgen María, que "acogió la Palabra de Dios y con su humildad derrotó la soberbia del que divide". Que María “nos acompañe en la lucha espiritual de la Cuaresma”, concluyó.+