Martes 28 de junio de 2022

Francisco: Charles de Foucauld enseña la esencialidad del Evangelio

  • 18 de mayo, 2022
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
El Papa se reunió con un grupo de la Asociación de la Familia Espiritual Charles de Foucauld en el Aula Pablo VI, al que instó a seguir el ejemplo del santo, canonizado el pasado domingo.
Doná a AICA.org

El papa Francisco expresó su alegría por la reciente canonización de Charles de Foucauld, a quien llamó el "Hermano Carlos",  al recibir este miércoles en la pequeña sala del Aula Pablo VI a los miembros de la Asociación de la Familia Espiritual Charles de Foucauld, que eligieron continuar la obra de quien, en África, dedicó su vida a los pobres, a la oración y la meditación.

“En él podemos ver a un profeta de nuestro tiempo, que supo sacar a la luz la esencialidad y la universalidad de la fe”, expresó. 

Aludiendo a su “esencialidad”, el Papa afirmó: “Condensando el sentido de la creencia en dos simples palabras, en las que está todo: ‘Iesus – Caritas’ y sobre todo volviendo al espíritu de los orígenes, al espíritu de Nazaret. Y les manifestó su deseo de que, “como el hermano Charles, sigan imaginando a Jesús caminando entre la gente, que lleva adelante con paciencia un trabajo fatigoso, que vive en la vida cotidianidad de una familia y de una ciudad”.

“¡Qué contento está el Señor al ver que se lo imita en el camino de la pequeñez, de la humildad, del compartir con los pobres!”, expresó Francisco y destacó que “Charles de Foucauld, en el silencio de la vida eremítica, en la adoración y el servicio a sus hermanos, escribió que mientras ‘nos inclinamos a poner en primer lugar las obras, cuyos efectos son visibles y tangibles, Dios da el primer lugar al amor y luego al sacrificio inspirado por el amor y a la obediencia derivada del amor’”.

“Como Iglesia tenemos necesidad de volver a lo esencial – ¡volver a lo esencial! – no perderse en tantas cosas secundarias, con el riesgo de perder de vista la sencilla pureza del Evangelio”

El otro término que utilizó el Santo Padre fue “universalidad”. Y les dijo que “el nuevo santo vivió su cristianismo como un hermano de todos, comenzando por los más pequeños”. Añadió que su objetivo no era convertir a los demás, sino vivir el amor gratuito de Dios, poniendo en práctica "el apostolado de la bondad" y para ello, “abrió las puertas de su casa para que fuera ‘un puerto’ para todos, ‘el techo del Buen Pastor’”.

Después de agradecerles el testimonio que ofrecen y que hace mucho bien a los demás, “especialmente en un tiempo en el que se corre el riesgo de encerrarse en los particularismos, de aumentar las distancias y de perder de vista al hermano”, el Papa les dijo que lamentablemente, esto suele verse en las noticias diarias. Les deseó también que la Virgen les conceda “custodiar y alimentar la misma alegría, porque la alegría es el testimonio más claro que podemos dar de Jesús en todo lugar y en todo momento”.

Por último, hablando espontáneamente, el Santo Padre afirmó que también él deseaba agradecer a San Charles de Foucauld porque su espiritualidad le hizo mucho bien cuando estudiaba teología”, y que lo ayudó mucho a superar las crisis y a encontrar una forma de vida cristiana más sencilla, menos pelagiana, más cercana al Señor”.+