Domingo 26 de mayo de 2024

Francisco, a la Cruz Roja Italiana: 'Busquemos el diálogo y la fraternidad'

  • 6 de abril, 2024
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
El Papa recibió a los voluntarios de la institución, que cumple 160 años de su fundación, a quienes les pidió globalizar la solidaridad en un mundo donde están creciendo el racismo y el desprecio.
Doná a AICA.org

En una época en la que el racismo y el desprecio "crecen como la discordia" en el mundo, es necesario "globalizar la solidaridad", tanto a nivel nacional como internacional: tal es el llamado que el Papa Francisco les hizo a los voluntarios de la Cruz Roja Italiana (CRI), a los que recibió este sábado en audiencia con motivo del 160° aniversario de la fundación de esa organización. 

El pontífice agradeció a los operadores de la CRI su preciosa presencia, especialmente donde "el estruendo de las armas ahoga el grito del pueblo, su anhelo de paz y su deseo de futuro", y sostuvo: "La fraternidad es posible cuando el compromiso está inspirado en los principios de humanidad, imparcialidad, neutralidad, independencia, voluntariado, unidad y universalidad".

“Si se pone a la persona en el centro, podemos dialogar, trabajar juntos por el bien común, superando las divisiones, derribando los muros de la enemistad, superando la lógica del interés y del poder, que ciega y convierte al otro en enemigo. Para el creyente, cada persona es sagrada. Toda criatura humana es amada por Dios y, por ello, portadora de derechos inalienables”, agregó.

El Papa reconoce el valor de la acción de "muchas personas de buena voluntad", que trabajan para defender a los más vulnerables, y anima a la Cruz Roja, "símbolo elocuente de un amor a los hermanos, que no tiene fronteras, ni geográficas ni culturales, sociales, económicas o religiosas", para continuar su "servicio insustituible" en zonas de conflicto o afectadas por catástrofes medioambientales, "en el ámbito de la formación y de la salud", y en el compromiso demostrado "a favor de los migrantes, los últimos y los más vulnerables".

“Sobre esto de ‘los más vulnerables’, me gustaría decirles una cosa: son los niños. Aquí, a Italia, llegaron muchos niños durante la guerra de Ucrania, ¿y saben una cosa? Que estos niños no sonríen, han olvidado la capacidad de sonreír. Eso es malo para un niño, pensemos en ello”, pidió puntualmente.

Globalizar la solidaridad
Por tanto, el pontífice parte del lema de este aniversario -"En todas partes y para todos"-, para recordar que "ningún contexto puede decirse libre de sufrimiento, libre de heridas del cuerpo y del alma", y que, por tanto, es necesario "globalizar la solidaridad, globalizar la solidaridad, operando a nivel nacional e internacional".

“Por eso, necesitamos normas que garanticen los derechos humanos en todos los lugares, prácticas que alimenten la cultura del encuentro y personas capaces de mirar el mundo con una perspectiva amplia, mirando al horizonte, a todos los que están allí”.

Frente a una sociedad actual que "se trata más de mí que de nosotros", una sociedad "en ese sentido egoísta", continúa el Papa Francisco, la palabra 'cualquiera' "nos recuerda que cada persona tiene su dignidad y merece nuestra atención".

“No podemos mirar hacia otro lado ni descartarla por sus condiciones, su discapacidad, su origen o su estatus social. Por eso, los insto a seguir apoyando a nuestros hermanos y hermanas necesitados, con competencia, generosidad y dedicación, especialmente en una época en la que el racismo y el desprecio crecen como la discordia”.

Finalmente, la llamada es a "ser instrumentos de fraternidad y de paz, protagonistas de la caridad y constructores de un mundo fraterno y solidario".+