Domingo 17 de octubre de 2021

Es fundamental la presencia de los laicos en hospitales y hogares

  • 14 de noviembre, 2013
  • Campana (Buenos Aires) (AICA)
El obispo de Zárate-Campana, monseñor Oscar Sarlinga, presidió el domingo 10 de diciembre la misa por la Jornada Nacional del Enfermo en la catedral Santa Florentina, donde destacó que en la diócesis la Pastoral de la Salud se va haciendo más orgánica y consideró "fundamental" la presencia de los grupos laicales en las visitas a los hospitales, hogares y en las mismas familias. Participaron numerosos fieles que recibieron el sacramento de la Unción de los Enfermos y el prelado bendijo imágenes de Jesús Misericordioso y San Camilo de Lelis, que fueron entregadas a los presentes.
Doná a AICA.org
El obispo de Zárate-Campana, monseñor Oscar Sarlinga, presidió el domingo 10 de diciembre la misa por la Jornada Nacional del Enfermo en la catedral Santa Florentina, donde destacó que en la diócesis la Pastoral de la Salud se va haciendo más orgánica y consideró "fundamental" la presencia de los grupos laicales en las visitas a los hospitales, hogares y en las mismas familias.

El prelado habló también acerca del sentido de la Pastoral de la Salud en la diócesis: "De alguna manera, enfermos podemos estar todos. Podemos padecer algunas enfermedades, pueden ser estados específicos o los achaques propios de los años que se van sumando", afirmó.

"Aquí es donde la Iglesia actúa como familia de Dios, y, como en una familia, como hay amor, se da ese cuidado con aquellos miembros que más lo necesitan: los enfermos", subrayó.

"Tenemos que hacer nosotros lo mismo que hizo el buen samaritano, imitando su actitud. Debemos entender que el envío: "Ve y haz tú lo mismo", es personal y para cada uno", agregó.

Monseñor Sarlinga recordó que "esta pastoral tiene una bienaventuranza: Vengan, benditos de mi Padre, porque estuve enfermo y me visitaron. Entonces debemos recordar que está el mismo Señor en aquellos hermanos y hermanas enfermos, a Él mismo estamos visitando" y también lo relacionó con el significado del cuarto mandamiento: Honrar padre y madre".

"Tiene que ver esto también con el cuarto mandamiento: con los padres, por lo que hacen las veces de padres, con los que nos fueron encomendados, o a quienes nosotros mismos hemos sido encomendados. Hacen todos las veces del mismo Dios", indicó.

La Eucaristía fue concelebrada por el vicario general de la diócesis, monseñor Ariel Pérez y estuvo presente el delegado diocesano para la Pastoral de la Salud, diácono permanente Pedro Bruno.

Participaron numerosos fieles -adultos mayores, jóvenes y niños- que recibieron el sacramento de la Unción de los Enfermos en el marco de esta convocatoria especial.

Monseñor Sarlinga bendijo, además, imágenes de Jesús Misericordioso y San Camilo de Lelis. Las primeras fueron entregadas a los presentes.+