Jueves 15 de abril de 2021

En Semana Santa, Mons. Montini llama a estar cerca de los que sufren

  • 30 de marzo, 2021
  • Santo Tomé (Corrientes) (AICA)
El obispo de Santo Tomé, monseñor Gustavo Montini, dirigió un mensaje a los fieles con motivo del comienzo de la Semana Santa.
Doná a AICA.org

En el marco del Domingo de Ramos, que da inicio a la Semana Santa, el obispo de Santo Tomé, monseñor Gustavo Alejandro Montini, envió un mensaje a la comunidad.

“Hoy estamos celebrando el Domingo de Ramos y con esta celebración iniciamos la Semana Santa. Por eso quería proponerles que en este inicio de la Semana Santa cultivemos dos actitudes que posiblemente puedan ayudarnos”, animó.

Se trata de una Semana Santa “que sigue siendo muy particular, muy especial, marcada por la dificultad, por la incertidumbre, por el miedo, pero es el lugar donde Jesús hoy quiere dar su vida, vivir su pasión, su muerte y su resurrección, quiere manifestar cuánto nos ama”.

La primera actitud, señaló, “es la de dejar entrar a Jesús a mi propio corazón. Jesús hoy entra a Jerusalén, y entra en un burro. Entonces, permitirle a Jesús entrar a esta Jerusalén que es mi propia vida y mi propio interior”. 

Para eso, consideró, “va a ser importante, como para acomodar el corazón, para que Él pueda entrar y percibir su ingreso, a partir de las mediaciones simples, las mediaciones cotidianas en las que Jesús, de alguna manera, se ‘acaballa’ para llegar a mi corazón,  y así dejar que Jesús haga lo que Jesús hace, que es el bien, en el lugar donde entra”.

La segunda actitud, señaló, es la de ser valientes y acompañar a Jesús en su ingreso a Jerusalén, acompañarlo a su pasión. En ese sentido, afirmó que “es muy bueno que contemplemos a Jesús, que nos dejemos admirar y edificar por este Jesús que vive su pasión, y que aprendamos de Él a vivirla, para que con su gracia podamos nosotros también vivir nuestras propias cruces y nuestras propias dificultades”, instó.

“Jesús habla poco en su pasión pero nos enseña mucho con sus silencios, con sus gestos, y a la vez aprender de Jesús para vivir nuestras propias pasiones, que no son pocas, nuestras propias dificultades”, exhortó.

Finalmente, llamó a aprender de Jesús “cómo estar cerca del que sufre, cerca del crucificado”.+