Viernes 17 de septiembre de 2021

En medio de los bombardeos los cristianos se fortalecen en la fe y el clamor por la paz

  • 20 de noviembre, 2012
  • Franja de Gaza
Desde la franja de Gaza, región que en estos días están padeciendo feroces bombardeos, la hermana María de Nazaret, religiosa de la congregación del Verbo Encarnado (IVE), la familia religiosa argentina que tiene a su cargo la parroquia latina dedicada a la Sagrada Familia escribió una carta donde dice que "la comunidad cristiana de Gaza reza para "que nuestro Señor Jesucristo, Príncipe de la Paz, reciba nuestras oraciones que salen de Gaza y por Gaza". Por su parte Cáritas Jerusalén afirmó que actualmente es demasiado peligrosa una plena actuación en la Franja de Gaza y ante la alarmante situación hizo público el comunicado: "La crisis humanitaria sigue en Gaza".
Doná a AICA.org
Desde la franja de Gaza, región que en estos días están padeciendo feroces bombardeos, la hermana María de Nazaret, religiosa de la congregación del Verbo Encarnado (IVE), la familia religiosa argentina que tiene a su cargo la parroquia latina dedicada a la Sagrada Familia escribió una carta donde dice que "la comunidad cristiana de Gaza reza para "que nuestro Señor Jesucristo, Príncipe de la Paz, reciba nuestras oraciones que salen de Gaza y por Gaza"., dice la carta de la religiosa.

"Desde el sábado -cuenta la religiosa- vivimos en la tensión, en una situación que ha empeorado desde la tarde del miércoles. Los ataques y las respuestas fueron casi constantes. Las actividades fueron interrumpidas. La gente tiene miedo... Normalmente, los cristianos aquí en Gaza nos preguntan si tenemos miedo y nos invitan a ir a vivir a sus casas. Esta vez, en cambio, son ellos los que nos pidieron albergue en la Iglesia, si la situación continúa. Uno de ellos dijo a los sacerdotes y a las religiosas: Les ruego, que no se vayan. Si se van, ¿quien permanecerá aquí con nosotros?".

La hermana también explica en la carta que "la parroquia se encuentra en una zona sensible, pero, gracias a Dios, estamos bien. Nuestras casas se encuentran en el complejo de la parroquia y de la escuela, por lo que son uno de los lugares más seguros. Una seguridad -precisa- que se debe al hecho de que todos conocen bien nuestro complejo. Un sitio en el que la violencia, de cualquier naturaleza, no encuentra espacio, un lugar en donde se educa en la paz y en el esfuerzo para construirla".

"Estamos esperando para ver qué sucederá en las próximas horas -añade. Lo que deseamos es estar cerca de muchas personas, de los civiles que sufren inocentemente las consecuencias de esta situación, en particular los cristianos. Nuestra misión es la de estar cerca de ellos, sobre todo ahora; de ofrecer palabras de consuelo y de esperanza. Queremos también ayudarles a acercarse a Dios, enseñando el perdón y el valor del sufrimiento vivido con Cristo".

Por ello, pues, la oración para que "el Príncipe de la Paz pueda dar a todos el amor de la justicia, de la paz y de la reconciliación. Que consuele a todos los que sufren, que sane a los heridos... cuando cese el estruendo de las agresiones. Y que, al final, done una paz justa a los israelíes y a los palestinos". "Lo que parece imposible para los hombres -concluye la hermana María de Nazaret-, no lo es para Dios. Que Él pueda tocar el corazón de todos los hombres para que un día (no demasiado lejano, esperamos) todos los pueblos de la Tierra Santa puedan vivir como hermanos. Es decir, como Dios manda".

Los miembros de la Familia Religiosa del Verbo Encarnado tienen una presencia permanente en Gaza desde hace casi cuatro años, pero su misión se inició hace unos ocho años. Los sacerdotes sirven en la única parroquia católica en la Franja -uno de los sacerdotes es el director de las dos escuelas en Gaza dependiendo del Patriarcado Latino de Jerusalén.

Las hermanas trabajan junto con los sacerdotes en su misión con los niños, jóvenes y familias cristianas. Ellos se encargan de la sacristía parroquia y asistir a la liturgia en la Iglesia de la Sagrada Familia. Como la hermana María de Nazaret explica en su carta, en Gaza hay una pequeña comunidad católica, de unas 200 almas, que buscan vivir su fe cristiana en una manera sencilla y devota. Los cristianos de la franja de Gaza son alrededor de 2.500, entre todas las confesiones, en una población de un millón y medio de personas.


Informe de Cáritas-Jerusalén en la zona de Gaza
Caritas Jerusalén afirmó que actualmente es demasiado peligrosa una plena actuación en la Franja de Gaza y ante la alarmante situación hizo público un comunicado este lunes 19 de noviembre con el título "La crisis humanitaria sigue en Gaza", en el que afirma que el 14 de noviembre "un ataque aéreo de Israel impactó en el automóvil del líder de Hamas en Gaza, el más antiguo oficial de este grupo en ser asesinado por los israelíes desde su invasión de Gaza hace cuatro años. Las Fuerzas Aéreas de Israel tras el asesinato de Jabari siguen sus asesinatos con una serie de incursiones aéreas teniendo por objetivo arsenales de Hamas, cohetes de largo alcance y campos de entrenamiento. Hamas respondió incrementando el número lanzamientos de cohetes fuera de Gaza, y ampliando sus objetivos a Tel Aviv y otras de las mayores ciudades de Israel".

El domingo fue el día más mortal en este conflicto, sigue el comunicado, "jornada en la que las incursiones israelíes mataron a 29 personas, incluyendo al menos a cinco mujeres y nueve niños, llegando al culmen de muertes en cinco días: 86 palestinos por tres israelíes. Según estadísticas del IDF, Israel disparó contra 1.350 objetivos en Gaza desde el inicio de la actual ofensiva. El 14 de noviembre, al menos 660 palestinos habían sido heridos".

También el domingo, añade Cáritas, "nueve miembros de una familia murieron, todos mujeres y niños junto a dos vecinos que pasaban por allí, en un disparo contra la casa de un hombre de Hamas, Mohamed Dallu, que no estaba en casa en el momento del ataque. Sus cuatro hijos fueron muertos".

Las acciones de las fuerzas aéreas israelíes fueron alternativamente llamadas "Operación Columna de Nube" [en alusión a la columna de nube o de fuego que guiaba al pueblo de Israel en el Éxodo] u "Operación Columna de Defensa". "Estos fueron los más intensos ataques sobre Gaza desde la guerra ´Operación Plomo Fundido, en 2008-09, que acabó con 1.400 víctimas mortales palestinas por 14 vidas israelíes. Israel convocó a 75.000 reservistas y hay movimientos de armas y equipamiento militar que se dirigen hacia Gaza".

Las actuaciones normales de Cáritas Jerusalén en Gaza incluyen una clínica y centro de salud móvil, así como otras acciones sanitarias que incluyen tratamiento de enfermedades crónicas y orientación psicosocial para niños con extremidades protésicas (como resultado del conflicto de septiembre de 2008) y sus madres.

La clínica móvil de Caritas Jerusalén estaba trabajando cuando se inició el conflicto, pero se detuvo hace algunos días cuando empeoró la situación. El centro médico de Caritas no puede tampoco trabajar a pleno rendimiento debido a la escalada de los bombardeos y la situación de riesgo para la vida de los integrantes del equipo médico. Un miembro del equipo médico vió caer su casa bajo las bombas apenas la abandonaba.

Los heridos siguen aumentando en Gaza e Israel. Según la Organización Mundial de la Salud hay grave escasez de equipos médicos para afrontar el creciente número de heridos y el hacinamiento en los hospitales.

A pesar del cierre temporal de sus actuaciones sanitarias, Cáritas Jerusalén sigue sirviendo a la población de Gaza. La gran demanda actualmente es agua y material médico. Se necesitan también leche especial y pañales para bebés. Además, protectores plásticos para las ventanas durante los bombardeos.

Pero una respuesta a la emergencia en Gaza solo será posible cuando cesen las graves hostilidades y la frontera se reabra. En la eventualidad de una invasión terrestre, la reanudación podría ser cuestión de varias semanas.

"Lo que podemos hacer ahora es rezar, y también condenar la violencia porque esta no traerá una solución al conflicto israelo-palestino", dijo el monseñor William Shomali, obispo auxiliar de Jerusalén.+