Martes 15 de junio de 2021

En la Semana de los Pueblos Indígenas, Neuquén pidió perdón por las injusticias

  • 22 de abril, 2021
  • Neuquén (AICA)
En el marco de la Semana de los Pueblos Indígenas, la Pastoral Aborigen de la diócesis de Neuquén realizó un encuentro por Zoom.
Doná a AICA.org

La Pastoral Aborigen de la diócesis de Neuquén organizó el martes 20 de abril un encuentro a través de la plataforma Zoom para dar a conocer la Semana de los Pueblos Indígenas y celebrar el trabajo de 40 años del Equipo Nacional de Pastoral Aborigen (Endepa). 

Del encuentro virtual participaron personas de diferentes ámbitos, de las pastorales diocesanas y del territorio patagónico. Entre ellas, María Manso, de La Pampa y coordinadora de la región Sur de Endepa. 

La Semana de los Pueblos Indígenas se celebra este año entre el 19 y el 25 de abril y sobre la base de los materiales realizados por Endepa, la propuesta incluyó la puesta en común de los videos que en la campaña de este año llevan como lema: Territorio, Clamor de Justicia.

A través de un video, Margarita Millian −integrante del equipo de la Pastoral Aborigen perteneciente a la Comunidad Millain Currical− dio la bienvenida al encuentro en mapudungun (lengua mapuche).

“Junto con las Comunidades Indígenas y el papa Francisco, buscamos una sociedad que valore y respete cada vez más a estos Pueblos y asuma la riqueza que nos ofrecen. Además, nos sumamos al clamor de justicia que surge de ellos”, expresó Viviana Vaca, integrante de la Pastoral Aborigen, al inicio de la actividad.

“Queremos soñar juntos la propuesta del documento del papa Francisco, Querida Amazonia”, afirmaron, y citaron: “Sueño con una Amazonia que luche por los derechos de los más pobres, de los pueblos originarios, de los últimos, donde su voz sea escuchada y su dignidad sea promovida. Sueño con una Amazonia que preserve esa riqueza cultural que la destaca, donde brilla de modos tan diversos la belleza humana.

Sueño con una Amazonia que custodie celosamente la abrumadora hermosura natural que la engalana, la vida desbordante que llena sus ríos y sus selvas. Sueño con comunidades cristianas capaces de entregarse y de encarnarse en la Amazonia, hasta el punto de regalar a la Iglesia nuevos rostros con rasgos amazónicos”.

También presentaron un mapa en el que se puede conocer y recorrer la presencia indígena en la Argentina, “pueblos y territorios que muchas veces no se conocen”.

Luego se realizó una oración común que tuvo tres momentos. Un pedido de perdón, porque el papa Francisco, en Querida Amazonia, nos invita a “indignarnos y pedir perdón" ante tanta injusticia y atropello, y nos dice que “no nos hace bien permitir que nos anestesien la conciencia social". A cada intención, respondieron: "Perdón Señor, por no saber escuchar”.

Asimismo, hubo un espacio para que cada participante del encuentro pudiera testimoniar o dar una palabra para este momento y pensando también en que esta semana nos propone “visibilizar, reflexionar y difundir la cultura, la vida y la cosmovisión de estos pueblos que nos ayudan a vivir verdaderamente la diversidad en toda su dimensión”, dijo Vaca.

Además, la Pastoral Aborigen quiso hacer un recordatorio de monseñor Marcelo Angiolo Melani SDB, quien acompañó por muchos años el trabajo constante en el territorio diocesano y patagónico. 

“Queremos ofrecer en este momento la vida de nuestro querido padre obispo Marcelo, quien siempre caminó al lado de los pueblos indígenas, y de manera especial al pueblo mapuche. También queremos agradecer por habernos acompañado siempre en nuestro caminar como Edipa, asumiendo como pastor también las opciones que íbamos tomando”; expresó Sandra Ferrero. Luego se proyectó un video de monseñor Melani, con fotos y palabras que dijo antes de partir hacia Perú. 

Para finalizar, se recordó a “muchos y muchas líderes indígenas que son asesinados en la lucha por la defensa de sus territorios. Hace apenas unas horas, fue asesinada Sandra Liliana Peña, autoridad indígena en la zona del Cauca, Colombia”.  

“En homenaje a ella y a tantos y tantas que luchan y luchamos por otro mundo posible −donde la justicia, la verdad, el amor y el bien común sean las palabras que nos guíen− ponemos en las manos de Dios a los trabajadores y las trabajadoras de la Salud con la canción “¡Hay que seguir andando, nomás!”.+