Viernes 2 de diciembre de 2022

Emplazaron un busto de Ceferino Namuncurá en Parque Avellaneda

  • 5 de diciembre, 2012
  • Buenos Aires (AICA)
La parroquia Nuestra Señora de los Remedios, del porteño barrio de Parque Avellaneda, inauguró un busto del beato Ceferino Namuncurá en el ingreso del edificio parroquial. Monseñor Luis Fernández, vicario de Flores, bendijo el monumento en presencia de referentes de la comunidad salesiana y de jóvenes del oratorio, del colegio y de la iglesia. La efigie presidió durante años la sede de la Procura Misionera Salesiana. Una placa recordatoria reza "Ceferino Namuncurá, peñí hermano y amigo de todos".
Doná a AICA.org
La parroquia y casa salesiana Nuestra Señora de los Remedios (Francisco Bilbao 4310) inauguró un busto del beato Ceferino Namuncurá en el ingreso del edificio parroquial, sito en el porteño barrio de Parque Avellaneda. Monseñor Luis Fernández, vicario de Flores, bendijo el monumento en presencia de referentes de la comunidad salesiana y de jóvenes del oratorio, del colegio y de la iglesia.

La ceremonia de entronización del busto tuvo lugar el sábado 1 de diciembre, luego de que monseñor Fernández confirmara a jóvenes de la comunidad. En el sitio donde permanecerá la figura, se puso una placa recordatoria que reza "CEFERINO NAMUNCURÁ, PEÑI HERMANO Y AMIGO DE TODOS; ?Küpan kimkimlualu lañi che ñi de kümeleam?; "Quiero estudiar para ser útil a mi gente"; escultor: Amado Armas; origen y donación: Procura Misionera Salesiana Argentina; bendecido por monseñor Luis Fernández el 1 de diciembre de 2012".

La efigie, artesanía en hierro e imitación de bronce, presidió durante años la sede de la Procura Misionera Salesiana, y desde hace dos semanas, ya tiene nuevo sitio donde la gente pueda ir a visitarla y rezar a Dios por mediación de Ceferino.

Según consignaron desde la parroquia, "en tan solo diez días la gente de la comunidad dispuso de lo mejor de sí para ofrecer el lugar". Para emplazar la imagen, fue necesario construir una base y refaccionar la entrada, donde el rostro de Ceferino permanecerá exhibido para la veneración de los fieles.

La imagen del santo quedará a la vista de cuantos ingresen al templo parroquial y quienes transiten por la calle, gracias al sistema de atrio abierto y techado.+