Lunes 15 de abril de 2024

El Vaticano denuncia la 'inaceptable' y 'catastrófica' situación en Gaza

  • 13 de marzo, 2024
  • Amman (Jordania) (AICA)
El secretario para las Relaciones con los Estados expresó en Jordania que el Vaticano "no duda en reiterar el principio de humanidad" ante cualquier conflicto, que incluye proteger a los civiles.
Doná a AICA.org

El secretario para las Relaciones con los Estados y las Organizaciones Internacionales, el arzobispo Paul Richard Gallagher, aseguró que la situación humanitaria en Gaza es "inaceptable" y "catastrófica", al tiempo que pidió que puedan tener "acceso seguro a la ayuda humanitaria".

En su discurso en la Jordan Hashemite Charity Organisation, una organización benéfica no gubernamental con sede en Ammán (Jordania), Gallagher elogió la “compasión” que mostraron el rey Abdalá II y todo el pueblo jordano “hacia sus hermanos y hermanas palestinos que viven en la Franja de Gaza, "donde la situación humanitaria es inaceptable y, cuando menos, catastrófica".

El arzobispo Gallagher se encuentra de visita en el país de Medio Oriente del 11 al 14 de marzo, con motivo del 30º aniversario del inicio de las relaciones diplomáticas entre Jordania y la Santa Sede.

En su discurso, recogido por VaticanNews, el prelado manifestó que cada vez que se produce la tragedia de un conflicto armado como el de Gaza, “la Santa Sede no duda en reiterar que el principio de humanidad, grabado en el corazón de todos los hombres y de todos los pueblos, incluye el deber de proteger a los civiles de las consecuencias de tales conflictos”.

Del mismo modo, denunció que no se respeta “el derecho internacional humanitario” en los conflictos y que, “con demasiada frecuencia”, es violado “por las partes beligerantes en nombre de las exigencias militares”.

Por ello, Gallagher instó a que “la ayuda humanitaria llegue rápidamente y sin obstáculos a la población civil afectada” de la franja de Gaza.

Asimismo, pidió que los rehenes israelíes secuestrados por Hamas el pasado 7 de octubre “puedan ser liberados inmediatamente y devueltos a sus seres queridos que los esperan ansiosos”.

Invitación a los cristianos de Medio Oriente a rezar por la paz
El arzobispo celebró la Eucaristía en la iglesia latina de Santa María de Nazaret, en Ammán, acompañado por el patriarca latino de Jerusalén, el cardenal Pierbattista Pizzaballa, y otros ordinarios católicos de Tierra Santa.

En su homilía, recordó que, en ciertos lugares, “los cristianos no pueden orar en su propia lengua, en otros no pueden construir iglesias, en otros no tienen la libertad de participar en la vida política y social, en otros sufren persecuciones reales y violentas”. Por ello, hizo un llamamiento a la unidad y la paz, y recordó que Jesús nos consuela diciendo: ‘Alégrense y exulten, porque su recompensa será grande en los cielos’. 

El Señor mismo, observó Gallagher, "constituyó a Pedro y a sus sucesores como la roca sobre la que construiría su Iglesia", en la que el Papa es "el principio visible de la unidad de los cristianos". Y es en esta unidad, insistió, que debe nacer al unísono la oración que concierne "a toda la Iglesia católica en el mundo: ¡la oración por la paz!". 

En ese sentido, el arzobispo volvió a desear un rápido alto el fuego en Israel y Palestina, recordando las palabras pronunciadas por el Papa Francisco en la misa en el Estadio Internacional de Ammán, celebrada durante la visita apostólica de mayo de 2014 a Jordania, cuando pidió al Espíritu Santo “preparar nuestro corazón para encontrarnos con nuestros hermanos más allá de las diferencias de ideas, de lengua, de cultura, de religión; ungir todo nuestro ser con el óleo de su misericordia, que cura las heridas de errores, incomprensiones, controversias; la gracia de enviarnos con humildad y mansedumbre por los caminos desafiantes, pero fructíferos, de la búsqueda de la paz”.+