Jueves 19 de mayo de 2022

El Papa recibió a la funcionaria encarcelada por no casar homosexuales

  • 30 de septiembre, 2015
  • Washington (Estados Unidos)
Kim Davis, la funcionaria cristiana norteamericana, encarcelada durante cinco días por negarse, por convicción religiosa, a emitir licencias de matrimonio a personas del mismo sexo, mantuvo un encuentro privado con el Santo Padre durante su visita a Washington en los Estados Unidos. El papa Francisco quiso reunirse con Kim Davis y su marido en un encuentro privado durante su visita a los Estados Unidos, según declararon los abogados que llevan el caso. La reunión se produjo en la Nunciatura, el pasado 24 de septiembre. Durante el encuentro, Francisco felicitó a Davis por su "valentía" y le pidió "mantenerse fuerte", al tiempo que le prometió que rezaría por ella.
Doná a AICA.org
Kim Davis, la funcionaria cristiana norteamericana, encarcelada durante cinco días por negarse, por convicción religiosa, a emitir licencias de matrimonio a personas del mismo sexo, mantuvo un encuentro privado con el Santo Padre durante su visita a Washington en los Estados Unidos. El papa Francisco quiso reunirse con Kim Davis y su marido en un encuentro privado durante su visita a los Estados Unidos, según declararon los abogados que llevan el caso. La reunión se produjo en la Nunciatura, el pasado 24 de septiembre. Durante el encuentro, Francisco felicitó a Davis por su "valentía" y le pidió "mantenerse fuerte", al tiempo que le prometió que rezaría por ella.

El papa Francisco expresó a los periodistas en su vuelo de regreso a Roma que "si a una persona no se le permite objetar en conciencia, se le está negando un derecho".

Como funcionaria en el estado de Kentucky, Kim Davis, al negarse a otorgar las licencias matrimoniales había apelado a la objeción de conciencia por motivos religiosos, protegida por la Constitución y la Primera Enmienda,

Sin embargo, las autoridades no respetaron el derecho de esta funcionaria a objetar en conciencia y la encarcelaron durante cinco días, hasta que un juez federal ordenó su puesta en libertad. Eso sí, se le ordenó que "no interfiriera con los otros empleados de su oficina en la entrega de licencias matrimoniales a las parejas elegibles del mismo sexo".

Posteriormente a su excarcelación, en una declaración divulgada por sus abogados, Davis defendió que no siente "hostilidad" hacia nadie ni actúa "con mala voluntad"; y volvió a argumentar que la emisión de licencias para parejas homosexuales "entran en conflicto con la definición de matrimonio de Dios, con mi nombre puesto en el certificado, violaría mi conciencia".

El caso de esta funcionaria reabrió el debate en los Estados Unidos acerca del derecho a la objeción de conciencia y Davis se convirtió en un auténtico símbolo de este derecho. +