Lunes 14 de junio de 2021

El Papa: proteger a los más pequeños del "asesinato psicológico" de los abusos

  • 15 de mayo, 2021
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Francisco recibe a la Asociación Meter y anima su trabajo para combatir la pedofilia: "Debemos erradicar esta cultura y luchar contra la vieja costumbre de "taparlo todo".
Doná a AICA.org

El papa Francisco recibió este sábado en la Sala Clementina del Vaticano a unos cincuenta miembros de la Asociación Meter, volcada desde 1989 en la protección y defensa de los niños abusados y maltratados.

“Qué pocos hablaban de esta lacra”, les dijo el Papa a los representantes de Meter comprometidos en la lucha contra la pedofilia en Italia y en otros países.

Acompañaban al grupo el cardenal Paolo Lojudice, monseñor Antonio Staglianò, obispo de Noto, en Sicilia, y el padre Fortunato Di Noto, fundador de Meter, nacido en una parroquia de Siracusa. 

La audiencia tiene lugar a poca distancia de la celebración del 25 de mayo, "Día de los Niños Víctimas de Violencia y Abuso", promovido por la misma Asociación y que Francisco animó en el Regina Coeli el domingo 2 de mayo.

El Papa comparó a Meter con una casa que generalmente se considera un lugar de acogida y custodia. Y afirmó: ““Cuando decimos "hogar" pensamos en un lugar de acogida, de refugio, de custodia. La palabra "hogar" tiene un sabor típicamente familiar, que evoca el calor, el afecto y la ternura que se pueden experimentar en una familia, especialmente en momentos de angustia y dolor. Y ustedes han sido y son el "hogar" de tantos niños cuya inocencia ha sido violada o esclavizada por el egoísmo de los adultos”. El Papa además puntualiza que han sido y son “una casa de esperanza, alentando en muchas víctimas un camino de liberación y redención”.

Desgraciadamente los abusos contra los niños continúan
El Santo Padre aseguró que el trabajo de la asociación Meter “es más necesario que nunca porque, desgraciadamente, los abusos contra los niños continúan”, puntualizando que se refiere, en particular, “a las solicitudes que se realizan a través de Internet y de los distintos medios sociales, con páginas y portales dedicados a la pornografía infantil”. 

“Se trata de una lacra que, por un lado, requiere ser abordada con renovada determinación por parte de las instituciones públicas y, por otro, requiere una concientización aún mayor por parte de las familias y de los distintos organismos educativos”.

Acabar con la vieja costumbre de “tapar”
Durante su discurso, el Santo Padre recordó que hoy vemos cómo, a menudo, en las familias, la primera reacción es tapar todo. Y en otras instituciones, incluso en la Iglesia, siempre está ahí. “Tenemos que luchar con esta vieja costumbre de encubrir” exhortó el Papa.

Además, Francisco calificó al maltrato infantil de "asesinato psicológico" y en muchos casos –dice– es un “borrado de la infancia”. Por lo tanto, el Papa insiste en que la protección de los niños contra la explotación sexual “es un deber de todos los Estados, que deben identificar tanto a los traficantes como a los abusadores” y hace un llamamiento a la “denuncia” y “prevención” de esa explotación en los distintos ámbitos de la sociedad: la escuela, el deporte, las actividades recreativas y culturales, las comunidades religiosas y los individuos.

El logotipo de Meter tiene un significado especial
Por último, el Papa analizó el logotipo de la Asociación, el cual, dice, “está formado por una gran letra "M" que recuerda la idea de vientre, acogida, protección y abrazo a los más pequeños”. Y dentro de la "M" hay doce estrellas, símbolo de la corona de la Virgen María, Madre de Jesús y madre de todos los niños. 

“Ella, madre solícita, toda ella empeñada en amar a su Hijo Jesús, es un modelo y una guía para toda la Asociación, animándonos a amar con caridad evangélica a los niños víctimas de la esclavitud y la violencia” dijo el pontífice. 

De hecho –continuó– “la caridad con el prójimo es inseparable de la caridad que Dios tiene con nosotros y que nosotros tenemos con él, por eso los exhorto a enraizar siempre la actividad cotidiana en la relación diaria con Dios: en la oración personal y comunitaria, en la escucha de su Palabra y, sobre todo, en la Eucaristía, sacramento de unidad y vínculo de caridad”.

El Papa les agradeció su “generosa labor”, que contribuye a hacer visible el amor de la Iglesia por los más pequeños e indefensos: “¿Cuántas veces, como el buen samaritano del Evangelio, tendieron la mano con respeto y compasión, para acoger, consolar y proteger? ¡Cuántas heridas espirituales sanaron!” y por todo ello, el Papa les asegura que la comunidad eclesial “les está agradecida”.+