Domingo 19 de mayo de 2024

Oración, adoración, evangelización y comunión, pidió el Papa a los carismáticos

  • 20 de enero, 2024
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Francisco recibió este sábado a los miembros del Consejo Nacional italiano del Movimiento de Renovación en el Espíritu Santo, a los que animó a permanecer cerca del Señor en todo lo que hacen.
Doná a AICA.org

"En un mundo dominado por la cultura del tener y de la eficacia, y también en una Iglesia a veces demasiado preocupada por la organización -¡tengan en cuenta esto!-, todos debemos dejar espacio para la acción de gracias, la alabanza y el asombro ante la gracia de Dios", dijo el Papa Francisco, al recibir este sábado 20 de enero a los miembros del Consejo Nacional del Movimiento de la Renovación en el Espíritu Santo.

En los últimos años, Francisco ha promovido CHARIS como organización internacional de servicio para la Renovación Carismática Católica. Y recientemente, el pasado mes de noviembre, se dirigió a los participantes del encuentro organizado por CHARIS. 

El Papa animó esta mañana entonces, a los miembros del Consejo Nacional, a seguir caminando por esa senda de comunión y a atesorar las orientaciones que les ha ido dando.

El pontífice compartió una visión pastoral de la presencia y el servicio del movimiento carismático, y subrayó dos aspectos: el servicio a la oración, especialmente a la adoración; y el servicio a la evangelización.

Dirigiéndose a quienes lideran y gestionan el movimiento en Italia, el Papa ofreció una mirada pastoral a su presencia y servicio, animándolos a permanecer cerca del Señor en todo lo que hacen y a ser concretos en sus acciones.

"Doy gracias al Señor y a ustedes", dijo el Santo Padre, "por el bien que las comunidades de la Renovación siembran en medio del santo pueblo fiel de Dios".

Oración y evangelización
Durante la audiencia en el Vaticano, el Papa los instó a avanzar en la oración, especialmente en la adoración y la evangelización: "El movimiento carismático, por su propia naturaleza, da espacio y énfasis a la oración, especialmente a la oración de alabanza, y esto es muy importante", dijo.

"Les pido, hermanos y hermanas, que sigan sirviendo a la Iglesia en esto, promoviendo especialmente la oración de adoración", añadió, especialmente un culto "en el que predomine el silencio, en el que la Palabra de Dios prevalezca sobre nuestras palabras", en definitiva, un culto en el que Él, el Señor, está verdaderamente en el centro y no nosotros."

Constructores de comunión
Los miembros del movimiento, reiteró Francisco, deben estar al servicio de toda la comunidad, diocesana y parroquial, según las indicaciones pastorales del obispo, y subrayó también la importancia de su comunión con otras realidades, asociaciones, movimientos y grupos eclesiales, de manera que siempre "den testimonio de la fraternidad, de la estima mutua en la diversidad, de la colaboración en el compromiso por iniciativas comunes, al servicio del pueblo de Dios, y también en cuestiones sociales, donde está en juego la dignidad de las personas".

"Los insto a ser constructores de comunión, primero entre ustedes, dentro de su movimiento, y luego en sus parroquias y diócesis", dijo.

El Papa concluyó expresando cómo ha ido apreciando cada vez más el movimiento carismático a lo largo de los años, invitándolos a seguir adelante con alegría y encomendándolos a la santísima Madre de Dios.+