Jueves 15 de abril de 2021

El Papa pide sacudir las conciencias del letargo de la indiferencia

  • 1 de marzo, 2021
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Francisco recibió al Centro de Solidaridad Franciscana, que ayuda a familias pobres, ancianas y discapacitadas.
Doná a AICA.org

Revelar a los pobres, ancianos y discapacitados "el corazón de Dios, Padre que quiere cuidar, defender y promover la dignidad de cada uno de sus hijos", pidió el papa Francisco a los cincuenta operadores y voluntarios del Centro de Solidaridad Franciscana de Florencia, presidido por la presidenta María Eugenia Ralletto, a los que recibió este lunes 1 de marzo en el Vaticano.

Creada en 1983 por las Órdenes Franciscanas Seglares Florentinas, pertenecientes a las tres familias de los Frailes Menores, Conventuales y Capuchinos, para ayudar a las personas en dificultades tanto materiales como espirituales, y que hoy ofrece servicios para la recogida y distribución de ropa usada, un centro de escucha y también apoyo a ancianos y discapacitados. 

Un servicio precioso, recuerda el Papa, “de escuchar y estar cerca de las personas que se encuentran en condiciones económicas y sociales difíciles: familias que tienen que afrontar dificultades de diversa índole; personas mayores o discapacitadas que necesitan apoyo y compañía”.

"En un mundo que tiende a correr a dos velocidades, que por un lado produce riqueza pero, por otro, genera desigualdad, son ustedes una obra asistencial eficaz, basada en el voluntariado, y, a los ojos de la fe, estás entre los que siembran las semillas del Reino de Dios", destacó el Santo Padre.

Nadie está excluido ni privado de sus derechos
De hecho, recuerda Francisco, Jesús "se acercó a las heridas humanas con compasión", acercándose "sobre todo a los pobres, a los marginados y rechazados, a los descorazonados, abandonados y oprimidos". Y nos invitó a hacer lo mismo que él: “Tenía hambre y me diste de comer, tenía sed y me diste de beber, estaba desnudo y me vestiste”. Así nos reveló el corazón de Dios.

Es un Padre que quiere velar, defender y promover la dignidad de cada uno de sus hijos e hijas, y que nos llama a construir las condiciones humanas, sociales y económicas para que nadie sea excluido ni pisoteado sus derechos fundamentales, nadie. Debe sufrir por la falta de pan material o por la soledad.

El pontífice recordó a los voluntarios del Centro Franciscano de Solidaridad la inspiración que les llega "del testimonio luminoso de San Francisco de Asís, que practicó la fraternidad universal" y, como escribió en la encíclica Fratelli tutti "sembró la paz y caminó por todas partes junto a los pobres, los abandonados, los enfermos, los descartados, los más pequeños ”.

El servicio que en su ejemplo "llevan realizando casi cuarenta años", es "un signo concreto de esperanza, y también un signo de contradicción en la ajetreada vida de la ciudad, donde muchos se encuentran solos con su pobreza y sufrimiento. Signo que despierta conciencias dormidas y nos invita a salir de la indiferencia, a tener compasión por los heridos, a inclinarnos con ternura sobre los aplastados por el peso de la vida".

Cercanía, compasión y ternura
Tres palabras, todavía aclara el papa Francisco, "que son precisamente el estilo de Dios: cercanía - Dios se acerca, compasión y ternura. Este es el estilo de Dios y este debe ser tu estilo. Cercanía, compasión y ternura". La última invitación del Papa es seguir "adelante con valentía en tu trabajo", con la oración al Señor para que lo apoye, "porque sabemos que nuestro buen corazón y nuestra fuerza humana no son suficientes".

Antes de las cosas por hacer y más allá de estas, cuando nos enfrentamos a un pobre estamos llamados a un amor que nos hace sentir nuestro hermano, nuestra hermana; y esto es posible gracias a Cristo, presente precisamente en esa persona. Les aseguro mis oraciones para que el Señor, por intercesión de San Francisco, les guarde siempre la alegría de servir. +