Domingo 27 de noviembre de 2022

El Papa a los teólogos: "no adoctrinar a la gente con nuevas doctrinas"

  • 24 de noviembre, 2022
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Encuentro con los miembros de la Comisión Teológica Internacional. El pontífice habló de fidelidad creativa a la Tradición y exhortó a los teólogos a asumir ministerio de la teología "con fe y amor".
Doná a AICA.org

“Los teólogos deben ir más allá, intentar ir más allá: en esto deben distinguirse del catequista”, dijo el papa Francisco a miembros de la Comisión Teológica Internacional (CTI) a los que recibió este jueves 24 de noviembre. “El catequista, explicó el Papa, debe dar una doctrina correcta, sólida, no ninguna novedad. El teólogo corre el riesgo de ir más allá: la vocación del teólogo corre el riesgo de ir más allá, porque explica mejor la teología”. “Pero nunca adoctrinen a la gente con nuevas doctrinas”, advirtió Francisco de improviso fuera del texto.

Para los profesores de teología, añadió el pontífice, es un buen criterio "preguntarse si las lecciones de teología causan asombro en quienes las siguen" y dirigiéndose a los miembros de la Comisión Teológica Internacional, el Papa exhortó a "aumentar el número de mujeres, no porque estén de moda", sino porque "piensan de manera diferente a los hombres" y hacen que la teología sea "más profunda y más sabrosa".

Fidelidad creativa a la Tradición
La fidelidad creativa a la Tradición, la oportunidad de abrirse con prudencia a la aportación de las diversas disciplinas y la colegialidad. Estas son las "tres direcciones" indicadas por Francisco a la CTI, ahora en su décimo quinquenio. 

La primera directriz que el Santo Padre propuso a la CTI es la de la fidelidad creativa a la Tradición. Esta directriz trata de “asumir y declinar con fidelidad y amor el compromiso de ejercer el ministerio de la teología -en la escucha de la Palabra de Dios, del sensus fidei del Pueblo de Dios, del Magisterio y de los carismas, y en el discernimiento de los signos de los tiempos- para el progreso de la Tradición Apostólica, bajo la asistencia del Espíritu Santo, como enseña la Dei Verbum”.

Y advirtiendo de un peligro actual, el “indietrismo”, es decir, el ir hacia atrás, el papa Francisco invitó a los teólogos a reflexionar sobre este punto y les recordó que, “la tradición es la garantía del futuro y no una pieza de museo. Y es lo que hace que la Iglesia crezca de abajo hacia arriba, como el árbol, las raíces. Mientras que otro dijo que el tradicionalismo es la fe muerta de los vivos: cuando te cierras ahí. Esta dimensión horizontal, hemos visto, hizo que algunos movimientos, los movimientos de la Iglesia, se queden fijos en un tiempo, en una dirección hacia atrás”.

La segunda dirección propuesta por el pontífice se refiere a la conveniencia, para realizar con “pertinencia e incisividad la obra de profundización e inculturación del Evangelio, de abrirse con prudencia a la contribución de las diversas disciplinas mediante la consulta de expertos, incluso no católicos, como prevén los Estatutos de la Comisión”.

“Se trata -lo pedí en la constitución apostólica Veritatis gaudium- de atesorar el principio de interdisciplinariedad: no tanto en su forma ‘débil’ de simple multidisciplinariedad, como enfoque que favorece una mejor comprensión desde varios puntos de vista de un objeto de estudio; sino más bien en su forma ‘fuerte’ de transdisciplinariedad, como colocación y fermentación de todos los conocimientos en el espacio de Luz y Vida que ofrece la Sabiduría que emana de la Revelación de Dios”.

Por último, la tercera directriz propuesta por el Santo Padre, es la de la colegialidad. Que adquiere especial relevancia y puede ofrecer una contribución específica en el contexto del camino sinodal, en el que está convocado todo el Pueblo de Dios: “Como toda vocación cristiana, el ministerio del teólogo, además de personal, es comunitario y colegial. La sinodalidad eclesial, por tanto, compromete a los teólogos a hacer teología en forma sinodal, promoviendo entre ellos la capacidad de escuchar, dialogar, discernir e integrar la multiplicidad y variedad de peticiones y aportes”.

Los miembros de la Comisión Teológica Internacional se reunieron en sesión plenaria para explorar tres temas: la antropología cristiana frente a los desafíos culturales contemporáneos, el Primer Concilio Ecuménico de Nicea y la actualidad de su dogma, la huella divina de la creación y la mayordomía humana de la creación . 

Al presentar la Comisión, el cardenal Luis Francisco Ladaria Ferrer subrayó que “se mantuvo la presencia calificada de mujeres teólogas, fortalecida en los tres quinquenios anteriores, signo de un compromiso cada vez mayor de las mujeres en el campo de las ciencias teológicas”. Entre los miembros de este cuerpo, agregó el cardenal, hay también un teólogo laico.+