Viernes 21 de junio de 2024

El Papa invita a los párrocos a construir una Iglesia sinodal y misionera

  • 2 de mayo, 2024
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
En una carta enviada a los participantes del encuentro "Párrocos para el Sínodo", el pontífice les escribió que "la Iglesia no podría seguir adelante sin su amor, fe y dedicación".
Doná a AICA.org

Sacar a relucir los tesoros escondidos de sus comunidades, practicar el discernimiento comunitario y compartir la fraternidad entre sacerdotes y obispos: estas son las tres principales recomendaciones que el Papa Francisco compartió en una carta a los sacerdotes que participan del encuentro internacional “Los párrocos para el Sínodo", que concluye hoy.

El Santo Padre, por ese medio, invitó a los participantes a continuar y transmitir lo vivido y aprendido en los últimos días.

En efecto, unos trescientos párrocos de todo el mundo se reunieron esta semana en Sacrofano, en las afueras de Roma, para un encuentro de cinco días dedicado a la escucha, la oración y el discernimiento, con el objeto de abordar la cuestión de cómo ser una Iglesia sinodal local en misión.

Dirigiéndose a ellos con gran afecto, el Papa expresó su gratitud y aprecio por el generoso trabajo que realizan diariamente para sembrar semillas del Evangelio en todo el mundo.

El Santo Padre reconoció la gran diversidad de realidades que enfrentan esos pastores, observando que traer sus diversas perspectivas y experiencias enriquece aún más el proceso de sinodalidad.

Los párrocos conocen desde adentro la vida del Pueblo de Dios
Los párrocos, insistió el pontífice, conocen desde dentro la vida del Pueblo de Dios, incluidas sus alegrías, dificultades, recursos y necesidades. 

"Por esa razón, una Iglesia sinodal necesita a sus párrocos", subrayó el Papa, afirmando que, sin sacerdotes, nunca podremos aprender a caminar juntos y emprender el camino de la sinodalidad.

“Los párrocos conocen, desde dentro, la vida del Pueblo de Dios”, aseguró, y advirtió que, “si las parroquias no son sinodales y misioneras, tampoco lo será la Iglesia". 

Los párrocos, alentó el pontífice, están llamados a acompañar a las comunidades a las que sirven en el proceso sinodal, comprometiéndose al mismo tiempo con la oración, el discernimiento y el celo apostólico.

El Señor nunca nos dejará sin su gracia
El Señor, dijo el Papa, nos pide hoy que escuchemos la voz de su Espíritu y avancemos en la dirección que Él nos indica. "De una cosa podemos estar seguros: nunca nos dejará sin su gracia", agregó.  

El Papa Francisco continuó ofreciendo tres sugerencias para inspirar a los párrocos en su actividad y misión.

En primer lugar, los instó a vivir su carisma ministerial específico, en un servicio cada vez mayor a los diversos dones que el Espíritu siembra en el Pueblo de Dios. 

Sacando a relucir los dones de tu pueblo
"Es urgente descubrir con la fe los múltiples y variados dones carismáticos de los laicos, indispensables para evangelizar multitud de situaciones y contextos humanos", dijo, expresando su convicción de que, al hacerlo, lograrán sacar a la luz "muchos tesoros escondidos" y "sentirse menos solos en la exigente tarea de la evangelización". 

"Experimentarán la alegría de ser verdaderos padres, que no dominan a los demás", dijo, "sino que hacen surgir en ellos, hombres y mujeres por igual, grandes y preciosas posibilidades".

En segundo lugar, los alentó a aprender a practicar el arte del discernimiento comunitario, empleando para ello el método de la “conversación en el Espíritu”, que resultó muy útil en el camino sinodal y en los trabajos de la propia Asamblea sinodal. 

"Estoy seguro de que recogerán muchos buenos frutos, no sólo en las estructuras de comunión y en los consejos parroquiales", dijo, "sino también en muchos otros campos".  

En tercer y último lugar, el Papa los instó a basar todo lo que hacen en un espíritu de participación y fraternidad entre ellos y con sus obispos. 

"No podemos ser padres auténticos, a menos que seamos primeros hijos y hermanos", dijo, "y no podemos fomentar la comunión y la participación en las comunidades confiadas a nuestro cuidado", continuó, "a menos que, ante todo, vivamos esas realidades entre nosotros." 

'Estoy a tu lado'
Tanto la Iglesia sinodal y misionera como el proceso en curso del Sínodo 2021-2024, bajo el lema “Por una Iglesia sinodal: comunión, participación, misión”, necesitan a los párrocos y su voz, enfatizó el Papa.

Por ello, Francisco invitó, a quienes participaron en el Encuentro Internacional “Párrocos para el Sínodo”, a ser misioneros de la sinodalidad, primero entre ellos y, una vez de regreso a casa, con sus colegas párrocos. 

"Queridos hermanos, estoy a su lado en este proceso, en el que yo mismo participo", aseguró el Santo Padre.

El Papa Francisco concluyó impartiéndoles a los participantes su Bendición Apostólica, pidiendo sus oraciones y animándolos a permanecer cerca de Nuestra Señora la Virgen, que siempre nos muestra el camino.+