Lunes 22 de abril de 2024

El Papa Francisco recuerda a Benedicto XVI en un nuevo libro

  • 2 de abril, 2024
  • Roma (Italia) (AICA)
"Fue como un padre para mí", reitera el Santo Padre y aseguró que "él siempre me defendió, nunca interfirió".
Doná a AICA.org

"Benedicto era un hombre de gran dulzura. En algunos casos, la gente se aprovechaba de él, quizás sin malicia, y limitaba sus movimientos. Desafortunadamente, en cierto sentido, lo rodeaban. Era un hombre muy delicado, pero "no era débil: era fuerte. Era humilde y prefería no imponerse. Por eso sufrió mucho".

Así recuerda el Papa Francisco a su predecesor, el Papa Benedicto XVI, en un nuevo libro de entrevistas con el periodista Javier Martínez-Brocal ("El Sucesor"), que se publicará el miércoles 3 de abril.

"Me dejó crecer", explica el Papa, "fue paciente. Y si no estaba de acuerdo con algo, lo pensaba tres o cuatro veces antes de decírmelo. Me dejó crecer y me dio la libertad de tomar decisiones".

El pontífice relata su relación con el Papa emérito a lo largo de casi diez años de convivencia en el Vaticano: "Me dejó libre, nunca interfirió. En una ocasión, cuando hubo una decisión que no entendió, me pidió explicaciones". de una manera muy natural. Me dijo: 'Mira, no entiendo esto, pero la decisión está en tus manos'. Le expliqué los motivos y se puso contento".

En el libro, el Papa Francisco explica que su predecesor nunca se opuso a ninguna de sus decisiones: "Nunca me retiró su apoyo. Quizás había algo con lo que no estaba de acuerdo, pero nunca lo dijo".

El Papa recuerda también las circunstancias de su despedida de Benedicto, el miércoles 28 de diciembre de 2022, cuando lo vio por última vez.

"Benedicto yacía en la cama. Todavía estaba consciente, pero no podía hablar. Me miró, apretó mi mano, entendió lo que le decía, pero no podía articular una palabra. Me quedé así con él por un tiempo, mirándolo y tomándole la mano. Recuerdo sus ojos claros... Le dije unas palabras con cariño y lo bendije. Así nos despedimos."

Respecto a la continuidad entre los pontificados, el Papa observa que "lo que veo en los últimos Papas, es que cada sucesor estuvo siempre marcado por la continuidad, la continuidad y la diferencia, porque en la continuidad, cada uno aportó su propio carisma personal, siempre hay continuidad y no ruptura”.

“Él siempre me defendió”
El Papa Francisco también relata un caso concreto en el que fue defendido por Benedicto XVI. "Tuve una conversación muy linda con él cuando unos cardenales fueron a verlo sorprendidos por mis palabras sobre el matrimonio, y él fue muy claro con ellos. Un día se presentaron en su casa para prácticamente hacer un juicio contra mí, y me acusaron. "Se le acusa de promover el matrimonio entre personas del mismo sexo. Benedicto no se inquietó porque sabía perfectamente lo que pensaba. Los escuchó a todos, uno por uno, los calmó y les explicó todo. Hubo un momento en que dije que, como el matrimonio es un sacramento, no puede administrarse a parejas del mismo sexo, pero de alguna manera había que dar alguna garantía o protección civil a la situación de estas personas. Dije que en Francia existe la fórmula de "civilidad". Uniones, que a primera vista pueden ser una buena opción porque no limitan el matrimonio. Por ejemplo, dije, se pueden alojar tres pensionistas de edad avanzada que necesitan compartir servicios de salud, herencia, vivienda, etc.. Quise decir que parecía una solución interesante. Algunos fueron a decirle a Benedicto que yo estaba diciendo herejías. Los escuchó y con gran dignidad les ayudó a distinguir las cosas... Les dijo: 'Esto no es herejía'. ¡Cómo me defendió!... Él siempre me defendió”.

En el libro, el Papa responde también a una pregunta del periodista sobre los libros publicados en el momento de la muerte del Papa Benedicto. Francisco responde: "Me causaron un gran dolor: que el día del funeral se publicara un libro que me molestó, diciendo cosas que no son ciertas, todo muy triste. Por supuesto, no me afecta, en el sentido que "no me condiciona. Pero me dolió que se utilizara a Benedicto. El libro se publicó el día del funeral y lo experimenté como una falta de nobleza y de humanidad".

La sepultura de los Papas
Finalmente, el Papa revela a Javier Martínez-Brocal que ya ordenó una revisión de los funerales papales, explicando que la vigilia fúnebre de Benedicto XVI será la última con el cuerpo del Papa fuera del ataúd y el catafalco con almohadas. Los Papas "deben ser vigilados y enterrados como cualquier otro hijo de la Iglesia. Con dignidad, como cualquier cristiano".+