Viernes 2 de diciembre de 2022

El Papa cerró el Mes de María con un rosario para pedir la paz en Ucrania y el mundo

  • 31 de mayo, 2022
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Francisco encabezó la oración mariana pidiendo el don de la paz y el pronto cese de las guerras. Santuarios del mundo se unieron a la transmisión vía streaming.
Doná a AICA.org

Al finalizar el Mes de María, en la tarde del martes 31 de mayo, el papa Francisco lideró desde la basílica de Santa María la Mayor el rezo de un rosario para pedir por la paz en el mundo, especialmente en Ucrania, que sufre la guerra con Rusia desde el 24 de febrero.

El Santo Padre ingresó por la puerta principal acompañado de un canto de apertura, y colocó un ramo de flores a los pies de la antigua estatua de la Virgen querida en 1918 por Benedicto XV para pedir el fin de la Primera Guerra Mundial.

Donde es tradicional que los fieles coloquen pequeñas tarjetas escritas a mano con sus intenciones de oración, Francisco lee la suya. En ella, recuerda los pedidos hechos a Nuestra Señora durante la pandemia, "para sostener a los enfermos y dar fuerza al personal médico", y haber "implorado misericordia por los moribundos y secar las lágrimas de los que sufrían en el silencio y la soledad".

El pontífice mencionó también la consagración al Inmaculado Corazón de María, el 25 de marzo, de las naciones en guerra, y la súplica por el "gran don de la conversión de los corazones".

Luego, se dirigió a su asiento donde con una oración inicial dirigida a la Virgen, comenzó a rezar el rosario. “Esta noche, al final del mes especialmente consagrado a ti, aquí estamos de nuevo ante ti, Reina de la Paz, para suplicarte: concede el gran don de la paz, pronto cesa la guerra, que se ha desatado en varias partes del mundo desde hace décadas, y que ahora también ha invadido el continente europeo”, rogó.

Acompañaron al Papa los niños y niñas que han recibido la Primera Comunión y la Confirmación en las últimas semanas, Scouts, familias de la comunidad ucraniana en Roma, delegaciones de Ardente Juventud Mariana (GAM), miembros de la Gendarmería Vaticana y de la Guardia Suiza Pontificia, las tres parroquias de Roma dedicadas a la Virgen María Reina de la Paz, y algunos miembros de la Curia Romana.

Conectados vía streaming, numerosos santuarios del mundo se unieron a esta iniciativa por la paz, entre ellos: el santuario de la Madre de Dios de Zarvanytsia, en Ucrania; la catedral de Nuestra Señora de la Salvación en Irak, la catedral de Nuestra Señora de la Paz en Siria, la catedral de María Reina de Arabia en Bahrein y los santuarios internacionales Nuestra Señora de la Paz y el Buen Viaje, Jesús Salvador y Madre María, Nuestra Señora de Knock, por Jasna Góra, los Mártires de Corea, la Santa Casa de Loreto; de la Santísima Virgen del Rosario, de la Santísima Virgen del Rosario, de Nuestra Señora Reina de la Paz, de Nuestra Señora de Guadalupe y de Nuestra Señora de Lourdes.

Varios laicos católicos ayudaron al Papa a lo largo de las oraciones correspondientes a los misterios dolorosos. Luego de cada misterio, fue leído un breve fragmento bíblico y una intención de oración antes de empezar cada decena.

En el primer misterio, que recuerda el momento en el que Jesús ora en el huerto de los olivos, Francisco pidió rezar “por las víctimas de la guerra, especialmente por las personas más indefensas: los niños, los ancianos, los enfermos”.

“Oramos por las familias rotas; por los padres y madres que esperan el regreso de sus hijos y por los hijos que esperan el regreso de los padres y madres de los campos de batalla, para que nadie tenga que sufrir injustamente”, agregó.

En el segundo misterio, que recuerda a “Jesús siendo azotado por los soldados”, llamó a orar “por los sacerdotes, por las personas consagradas y por quienes llevan la palabra de esperanza y el consuelo de la fe a las poblaciones afectadas por la guerra, para que sean siempre instrumentos de misericordia”.

En el tercer misterio doloroso, que relata la coronación de espinas, el Santo Padre pidió orar “por el personal médico y los voluntarios que cada día llevan ayuda humanitaria a los más necesitados, para que sean cada vez más convencidos y numerosos”.

La oración también se dedicó “a las familias y por todas las personas que han acogido a los refugiados en sus casas con el corazón abierto, para que no se cansen de expresar generosidad y solidaridad”.

El cuarto misterio, que recuerda a Jesús con la cruz a cuestas, estuvo dedicado a pedir “por los torturados y los moribundos, especialmente por los que mueren en soledad, para que permanezcan anclados en la fe”.

“Oramos por las personas violadas y desaparecidas, y por sus familiares y amigos, para que no pierdan la esperanza”, añadió Francisco.

Finalmente, en el quinto misterio, que recuerda la crucifixión y muerte de Jesús, se pidió orar para que “cesen las guerras y reine la paz duradera en todas las naciones”.

Al finalizar el rezo del Rosario, se procedió a recitar las Letanías lauretanas, que son una recopilación de alabanzas en honor a la Virgen María. Luego, el Papa dio la bendición final y se realizó el canto de cierre.+