Martes 26 de octubre de 2021

El Papa alienta la formación académica para contrarrestar el daño ecológico

  • 7 de octubre, 2021
  • Roma (Italia) (AICA)
Francisco junto al patriarca Bartolomé y al director de la Unesco firmaron la Convención para un nuevo ciclo de estudios sobre Ecología y medio ambiente en la Universidad Lateranense.
Doná a AICA.org

Ante la "complejidad de la crisis ecológica, no basta con repetir declaraciones de principios", sino que se necesita "responsabilidad, concreción y competencia", indicó esta mañana el papa Francisco al presidir el Acto Académico de la Universidad Lateranense Letrán de Roma que dio inicio al nuevo ciclo de estudios de ecología y medio ambiente

En su intervención el pontífice advirtió que el daño que la humanidad está haciendo al planeta ya no se limita al clima, al agua y al suelo, "sino que ahora amenaza la vida misma en la Tierra" y, ante esto, "no basta con repetir declaraciones que nos hacen sentir bien".

El Papa habló en el Aula Magna del Ateneo, recibido con aplausos y el saludo del Gran Canciller, cardenal vicario Angelo De Donatis. Junto con él estaban Audrey Azoulay, directora general de la Unesco, y el Patriarca Bartolomé de Constantinopla, que se encuentra en Roma desde el pasado lunes para firmar con otros líderes religiosos un llamamiento conjunto destinado a curar una humanidad y una Tierra heridas.

Francisco elogió el Acto Académico de la Universidad Lateranense dedicado a las cuestiones ecológicas, destinado a "sentar las bases de un diálogo abierto y estructurado con todos, sobre cómo conocer y escuchar la voz de nuestra casa común" e implicó idealmente a todas las universidades en virtud de su misión original de Universitas, "lugar privilegiado de formación y preparación, donde se encuentran los distintos saberes, donde estudiantes y profesores se reúnen para reflexionar y desarrollar creativamente nuevos caminos para recorrer". 

De hecho, es por la universidad que pasa "el esfuerzo de formar una conciencia ecológica y desarrollar la investigación para proteger la casa común".

La actividad académica está llamada a fomentar la conversión ecológica integral para preservar el esplendor de la naturaleza, ante todo reconstruyendo la necesaria unidad entre las ciencias naturales y sociales con lo que ofrece la reflexión teológica, filosófica y ética, para inspirar la norma jurídica y una visión económica sólida

El ciclo de estudios, subraya el Papa, debe por tanto "recoger diferentes experiencias y pensamientos, combinándolos a través del método de la investigación científica". De este modo, la universidad volverá a ser Universitas, "depositaria de un imperativo que no tiene fronteras religiosas, ideológicas o culturales". 

"Responsabilidad, concreción y competencia"
El pontífice lamentó que "las expectativas vinculadas a los objetivos de desarrollo sostenible que deben alcanzarse de aquí a 2030, junto con los objetivos más específicos vinculados a la protección del aire, el agua, el clima o el medio ambiente, están retrocediendo". Y eso ocurre "tal vez porque sólo hemos vinculado estos objetivos a una relación causa-efecto, quizás en nombre de la eficacia, olvidando que "no hay ecología sin una antropología adecuada".

Por ello, valoró la idea de un ciclo especial de estudios ecológicos porque "sirve para transformar, incluso entre los creyentes, el mero interés por el medio ambiente en una misión llevada a cabo por personas formadas, fruto de una experiencia educativa adecuada".

Instó también a los representantes de las religiones "a aportar la contribución necesaria, convirtiéndose en la voz de los sin voz, elevándose por encima de los intereses partidistas y no sólo quejándose".

Sin una verdadera ecología integral", señaló el Papa, "tendremos un nuevo desequilibrio, que no sólo no resolverá los problemas, sino que añadirá otros".+