Sábado 18 de mayo de 2024

El Papa, a los rogacionistas: 'No se puede estar sin oración'

  • 18 de septiembre, 2023
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Al recibir a las dos órdenes religiosas fundadas por Annibale María di Francia, Francisco subrayó que "es importante tener cada día un largo diálogo con el Señor".
Doná a AICA.org

Las Hijas del Divino Celo y los Rogacionistas del Corazón de Jesús, dos órdenes religiosas fundadas por el mismo santo siciliano, Annibale Maria di Francia, se encuentran en Roma para sus respectivos capítulos generales y se reunieron con el Papa Francisco en la mañana de este lunes 18 de septiembre. El pontífice les habló sobre la oración y, en particular, la oración por las vocaciones, que es un foco central para ambas órdenes. 

“Antes de cada cita importante, antes de cada decisión, tómate un momento de oración”, aconsejó el Papa, y subrayó: “Sin oración no puedes estar en pie y no sabes adónde ir”, dijo a los religiosos, cuya comunidad incluso lleva en su nombre -"rogacionistas"- una alusión a la oración, ya que esa palabra proviene del latín “rogare”, “rezar”. 

“Es importante –reiteró el pontífice- tener cada día una larga conversación con el Señor e invocarlo antes de cada momento importante, de cada encuentro, de cada decisión”.

Los “Rogacionistas del Corazón de Jesús”, tal su nombre completo, fueron fundados a finales del siglo XIX por un noble siciliano, san Annibale Maria di Francia. El carisma de la comunidad sacerdotal (y su cuarto voto) consiste en la oración ferviente por las vocaciones espirituales. Lo mismo se aplica a la rama femenina, las “Hijas del Corazón de Jesús”.

La oración como hilo rojo por la vida
“La oración es el hilo conductor que recorre la vida de san Aníbal”, dijo Francisco. “Su vocación se le hizo clara durante una adoración ante el Santísimo Sacramento. Cuando uno se presenta dócil y humildemente ante Dios, a menudo se adquiere una comprensión especial del sentido de la propia vida: en la oración fiel y persistente, especialmente en la adoración, todo se vuelve armonioso, uno comprende más claramente sus objetivos y encuentra en el Señor la fuerza y la luz para realizarlos según sus planes”.

Respecto a la oración por las vocaciones, el Papa señaló que no se trata de “convencer a Dios de que envíe pastores como si no le importara su pueblo”. Más bien, el objetivo es “dejarse cada vez más invadir por su amor paternal y maternal: aprender a través de la oración a ser sensible a las necesidades de los propios hijos”.

“Especialistas de Dios”
Francisco llamó a los religiosos y a las religiosas ser "especialistas de Dios", haciéndose eco de una frase utilizada por uno de sus predecesores, san Pablo VI. “Sean eruditos no tanto de técnicas, estadísticas y teorías, por útiles que sean, sino más bien de la sabiduría que surge cuando te salen callos, primero en las rodillas y luego en las manos. Sean, pues, especialistas en las artes de la oración y de la caridad: con las manos juntas delante de Dios y las manos extendidas hacia los hermanos”.

Al finalizar su discurso, el Papa dejó a un lado los comentarios preparados y, fuera de guión, les dijo: “Gracias por lo que hacen, gracias por su testimonio. Gracias por sus manos, que están unidas en oración: no pegadas, no, porque después tienen que ir a trabajar, pero unidas. Por favor continúen orando por las vocaciones. Y por favor, asegúrense de no olvidarse de orar por mí también”.+