Lunes 25 de octubre de 2021

El obispo de Tenerife lamenta el derrumbe de la iglesia de Todoque

  • 27 de septiembre, 2021
  • Tenerife, Islas Canarias (España)
"La gente le tenía un gran cariño", lamentó monseñor Bernardo Álvarez en su mensaje de cercanía al pueblo en estos momentos dolorosos.
Doná a AICA.org

“Me gustaría manifestar mi cercanía con todas las personas que están perdiendo sus casas y sus fincas. Dios quiera que esto termine lo antes posible, pero está claro que la naturaleza tiene su ritmo y debemos, de alguna manera, padecer sus consecuencias”, expresó el obispo de Tenerife, monseñor Bernardo Álvarez en su mensaje de cercanía enviado al pueblo de Todoque ante la noticia de que la lava del volcán había arrasado con la iglesia de San Pío X.

El campanario de la iglesia del barrio de Todoque, en el municipio de Los Llanos de Aridane, en La Palma, España, cayó el domingo 26 de septiembre, para tristeza de los pobladores.

La colada de lava se llevó por delante la iglesia que había sido desalojada hacía días, y cuyas tallas habían sido trasladadas también previamente, además del centro de salud y otras edificaciones.

El martes pasado, operarios del ayuntamiento junto con el párroco Alberto Hernández, se encargaron de retirar de la iglesia de San Pío X los elementos más valiosos. El padre Hernández también pudo rescatar al Santísimo, el sagrario y alguna reliquia.

Hasta el domingo, el hecho de que la lava arrasara con la iglesia era solo una hipótesis. Pero el cambio de velocidad y de fuerza de la nueva colada provocó finalmente que el templo colapsara.

Tras conocerse este suceso, monseñor Álvarez lamentó las pérdidas de hogares y lugares referentes del pueblo como el centro vecinal, el centro de salud, la plaza. 

“Ojalá se hubiese demolido solo la iglesia y todo el resto del barrio hubiese quedado entero. Esta iglesia fue construida por los vecinos. Era su casa común, su referencia. Allí, muchas personas fueron bautizadas o contrajeron matrimonio. También muchas familias llevaron a este templo a sus difuntos. En definitiva, la gente le tenía un gran cariño porque era como su casa común”.

Por último, el prelado deseó un futuro lleno de esperanza para estas personas que están pasando por momentos muy duros. 

“Es muy triste ver que el barrio está prácticamente desapareciendo. Va a ser muy difícil, con toda esta lava, que las personas puedan volver a ese lugar. Dios quiera que así sea. De momento, hay que esperar a que las autoridades e instituciones determinan qué va a ser de esa zona en el futuro, pero ciertamente todo está siendo muy triste y doloroso. Yo me uno a todos los que están padeciendo estas circunstancias”.

Esta dura jornada en la isla de La Palma sucedió el mismo día en el que el papa Francisco, tras el ángelus, envió su “cercanía y solidaridad a todos aquellos que han sido golpeados por la erupción del volcán en la isla de La Palma, en Canarias, España. Me uno a todos aquellos que han sido forzados a abandonar sus hogares, y por todos ellos rezamos a la Virgen de estas tierras, venerada como la Virgen de las Nieves”.+