Sábado 15 de mayo de 2021

El obispado de San Isidro objeta algunas de las nuevas medidas preventivas

  • 15 de abril, 2021
  • San Isidro (Buenos Aires) (AICA)
Expresó que está en desacuerdo tanto con la suspensión de las clases presenciales como con la suspensión de las celebraciones en los templos. No obstante, pidió cumplir con las normas vigentes.
Doná a AICA.org

El obispado de San Isidro difundió un comunicado a raíz de las nuevas restricciones establecidas por las autoridades civiles ante el incremento exponencial de los casos y muertes por coronavirus, particularmente en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

En un mensaje a la comunidad diocesana, publicado en la página web www.obispado-si.org.ar, expresa su desacuerdo con la suspensión de las clases presenciales que “estaban siendo llevadas con muchísimo trabajo por parte del personal docente y de las familias” y argumenta: “Y sobre todo pensando en tantos chicos y chicas que lo necesitan, especialmente en nuestros barrios populares, en los que se carece de buenas conexiones para las clases virtuales. No sigamos acrecentando aún más la brecha con quienes viven en sus casas otras pandemias, reflejadas en el aumento de la pobreza y la falta de un trabajo digno”.

“También queremos expresar, que el culto está siendo celebrado con cuidados extremos, respetando las normas y protocolos vigentes. Por eso es que no estamos de acuerdo con la suspensión de las celebraciones en los templos. Consideramos que su desarrollo es esencial para alimentar el espíritu de nuestro pueblo ante situaciones que deben encontrarnos con fortaleza espiritual y una esperanza firme”, plantea.

Teniendo en cuenta la gravedad de la situación sanitaria, el obispado de San Isidro pide a los sacerdotes y a las familias que en estos próximos quince días “cumplan con las nuevas normas vigentes”. “Es imprescindible en momentos de prueba estar unidos en función del Bien Común, ejercitando la necesaria disciplina social para el cuidado de la vida”, sostiene.

Firman el mensaje, en el que se consignan las medidas vigentes a partir de la hora cero del 16 de abril, el obispo de San Isidro, monseñor Oscar Vicente Ojea, y los obispos auxiliares, monseñor Guillermo Caride y monseñor Raúl Pizarro.

Texto del mensaje
Ante la enorme crisis sanitaria que ha provocado la pandemia comprendemos que es extremadamente difícil y compleja la toma de decisiones. Son decisiones prudenciales y contingentes y todas carecen de las certezas que necesitamos ante el desborde de la situación. No alcanzan las palabras para agradecer la generosidad del personal de la salud en su tarea en este tiempo de pandemia. 

Sin embargo, queremos expresar nuestro desacuerdo con la suspensión de las clases presenciales que estaban siendo llevadas con muchísimo trabajo por parte del personal docente y de las familias. Y sobre todo pensando en tantos chicos y chicas que lo necesitan, especialmente en nuestros barrios populares, en los que se carece de buenas conexiones para las clases virtuales. No sigamos acrecentando aún más la brecha con quienes viven en sus casas otras pandemias, reflejadas en el aumento de la pobreza y la falta de un trabajo digno.

También queremos expresar, que el culto está siendo celebrado con cuidados extremos, respetando las normas y protocolos vigentes. Por eso es que no estamos de acuerdo con la suspensión de las celebraciones en los templos. Consideramos que su desarrollo es esencial para alimentar el espíritu de nuestro pueblo ante situaciones que deben encontrarnos con fortaleza espiritual y una esperanza firme. 

Teniendo en cuenta la gravedad de la situación sanitaria, les pedimos a todos los hermanos y hermanas, a los sacerdotes y a las familias que en estos próximos quince días cumplamos con las nuevas normas vigentes. Es imprescindible en momentos de prueba estar unidos en función del bien común, ejercitando la necesaria disciplina social para el cuidado de la vida.

Le pedimos a Nuestra Señora de Luján, la madre de nuestro pueblo argentino, que podamos superar por encima de todas nuestras diferencias este momento crítico de la vida de la Patria, preservando la unidad en la diversidad.

Medidas concretas a partir de las 00.00 del viernes 16/4
Invitamos, a quienes puedan hacerlo, a que los templos de la diócesis permanezcan abiertos en los horarios posibles, facilitando el ingreso individual de los fieles para la oración y la asistencia espiritual. Confiamos al discernimiento pastoral de los párrocos el modo de instrumentación.

Por 15 días no se podrán hacer celebraciones comunitarias de ningún tipo dentro de los templos.

Está permitido celebrar al aire libre con las indicaciones que ya tenemos de cada municipio. Tener en cuenta el distanciamiento social obligatorio y las medidas sanitarias previstas.

Tener presente la restricción horaria para la circulación que es de las 20 a las 6.

Sugerimos que las reuniones de catequesis y de otras actividades pastorales por estos 15 días sean de forma virtual.+