Viernes 24 de septiembre de 2021

El director de Catequesis de Bahía Blanca brindó detalles sobre el nuevo ministerio

  • 21 de mayo, 2021
  • Bahía Blanca (Buenos Aires) (AICA)
El director de la Junta Arquidiocesana de Catequesis de Bahía Blanca, presbítero Mariano Fritz, se refirió en una entrevista radial a la institución del ministerio laical del catequista.
Doná a AICA.org

A través del motu proprio Antiquum ministerium emitido por el papa Francisco, se instituyó el ministerio laical de catequista. Al respecto, el director de la Junta Arquidiocesana de Catequesis de Bahía Blanca, presbítero Mariano Fritz, brindó detalles en una entrevista en el programa radial "Es por Cristo".

Con la institución de este ministerio, “la Iglesia quiso reconocer este servicio como una expresión concreta del carisma personal que favoreció grandemente el ejercicio de su misión evangelizadora” donde “innumerables laicos y laicas participaron directamente en la difusión del Evangelio a través de la enseñanza catequística“.

El presbítero Mariano Fritz planteó, en primer lugar "qué es un ministerio dentro de la Iglesia". Al respecto expresó: "Somos testigos, dentro de nuestras parroquias, comunidades, movimientos, de muchos tipos distintos de servicios, muchas personas que sirven a su comunidad en distintas tareas y, además, todo el mundo sabe quién se ocupa de cada cosa, porque la Iglesia reconoce que en los distintos fieles hay una multitud de carismas que sirven a la Iglesia".

En ese sentido, detalló: "Hay algunos carismas que son de especial importancia, y a estos la Iglesia les propone un camino especial de discernimiento, de formación, de acompañamiento, y les confiere además una misión especial de parte de toda la Iglesia, o al menos de parte de la Iglesia particular. Estos son los ministerios: servicios especiales que por mandato del obispo, un fiel puede ejercer en una comunidad. Por ejemplo el ministerio del acolitado, del lectorado. Son conferidos por el obispo, que interviene o acompaña el discernimiento de estas personas, y también es responsable último de su formación".

"Ahora tenemos instituido el ministerio del catequista, significa que algunas personas que brindan este servicio, que tienen este carisma, podrían ser investidas con este ministerio. Hay un camino de formación, un camino vocacional de discernimiento, un camino de acompañamiento por parte de la Iglesia, y finalmente un rito con el que es investido en el ministerio del catequista, donde la Iglesia reconoce que hay un mandato por parte de la diócesis con el ministro que va a ejercer este ministerio en una comunidad", explicó.

"¿Qué consecuencia tiene esto para nuestros catequistas?", planteó el sacerdote. "Primeramente, algunos catequistas van a recibir este ministerio. En primer lugar los que cada comunidad discierna que pueden pedirlo. Luego iniciar un camino vocacional, porque aquí hay un llamado del Señor".

"Esta dimensión vocacional que tiene el ministerio, se tiene que discernir con un acompañante espiritual y esperando la palabra última del obispo, quien luego será el que reconozca públicamente este llamado y encomiende de parte de la Iglesia esta misión", agregó.

Por eso, aclaró, "no todos los catequistas están obligados ni necesitan ser investidos con este ministerio para seguir brindando su servicio en las parroquias. Seguirá habiendo catequistas que no sean instituidos".

"Los que sean investidos con este ministerio, entonces, se los acompaña en un discernimiento vocacional, se les pide una formación adecuada, y una estabilidad y una disponibilidad mayor a la de cualquier otro voluntario, porque hay un mandato mayor de parte de la Iglesia".

"El documento del papa Francisco señala cuatro ejes en los que debe darse esta formación: una formación teológica, una formación bíblica, una formación pastoral y una formación pedagógica".

"En el caso particular de nuestra arquidiócesis de Bahía Blanca, este año hubo reformas en el plan de estudios de la nueva Escuela de Teología, que se está realizando ahora a distancia y que continúa con el trabajo de lo que era el seminario catequístico María, Madre de la Iglesia, que tiene más de 40 años de presencia en nuestra arquidiócesis", destacó.

Este plan, reformado este año, detalló, "incorpora muchos de estos aspectos señalados por el papa Francisco, providencialmente. Seguramente haya que hacer alguna modificiación, cuando la Conferencia Episcopal establezca ciertos requisitos para ingresar en este camino vocacional", anticipó.+