Lunes 15 de abril de 2024

El Papa: 'Los alimentos desperdiciados podrían terminar con el hambre'

  • 15 de febrero, 2024
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
El Santo Padre lo afirmó en un mensaje a los participantes de la 47ª sesión del Consejo de Gobernadores del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola, que se desarrolla en Roma.
Doná a AICA.org

El Papa Francisco advirtió sobre los peligros del desperdicio de alimentos, destacando que daña el clima y además que lo que se descarta podría alimentar a los hambrientos del mundo, en un mensaje enviado a los participantes de la 47ª sesión del Consejo de Gobernadores del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), en curso en Roma en la sede de la entidad, del 14 al 15 de febrero.

El pontífice expresó su agradecimiento por el compromiso, el tiempo y la energía dedicados a “luchar por un mundo mejor, donde nadie sea vulnerado y donde la fraternidad se convierta en una realidad, fuente de alegría y esperanza para todos”.

El Santo Padre señaló que nuestro mundo, hoy, enfrenta una dicotomía desgarradora relacionada con la alimentación.

"Por un lado, millones de personas padecen hambre y, por otro, se observa una gran insensibilidad ante el desperdicio de alimentos", afirmó.

Ese desperdicio de alimentos, señaló el Papa, produce cada año grandes cantidades de gases de efecto invernadero, mientras que un racionamiento adecuado sería suficiente para alimentar a todos los hambrientos.

"Estamos llevando al mundo a límites peligrosos", advirtió el Papa, describiendo el cambio climático, el saqueo de los recursos y los innumerables conflictos que amenazan el sustento de millones de personas.

Francisco señaló que, ante las crisis, cualesquiera que sean, siempre son las comunidades rurales las que sufren primero”.

"Los pueblos indígenas también son víctimas de penurias, privaciones y abusos", continuó, subrayando que "su conocimiento de la gestión de los recursos naturales y su conexión con el medio ambiente pueden ayudar a conservar la biodiversidad".

Por otra parte, el pontífice habló de otro grupo de personas desatendidas: las mujeres, que, según dijo, son el pilar de más de la mitad de los hogares con inseguridad alimentaria en las zonas rurales, donde muchos jóvenes carecen de formación, recursos y oportunidades.

"Esta realidad nos mueve a afrontar los problemas existentes, en particular el hambre y la pobreza, no conformándonos con estrategias abstractas o compromisos inalcanzables, sino cultivando la esperanza que brota de la acción colectiva", afirmó el Papa, antes de invitar a todos los presentes a "trabajar juntos para construir un sistema agrícola y alimentario más inclusivo”. “A ello contribuirán también los programas de investigación y tecnología que favorezcan una agricultura sostenible y respetuosa del medio ambiente", añadió.

Finalmente, el Papa Francisco oró para que un espíritu de leal cooperación y servicio “pueda guiar sus deliberaciones, para que puedan eliminarse las causas de la exclusión, la pobreza y la mala gestión de los recursos, así como los efectos de las crisis climáticas”. A su vez, les solicitó a los participantes del Consejo que “sus propuestas y acciones reflejen los valores universales de la justicia, la solidaridad y la compasión, y sean orientadas al bien común y al trabajo por la paz y la amistad social, generando cambios en favor del desarrollo integral de la humanidad”.+