Sábado 25 de septiembre de 2021

El Card. Poli pidió a San Expedito salud para la familia humana

  • 21 de abril, 2021
  • Buenos Aires (AICA)
"Que San Expedito les conceda las gracias materiales y espirituales que le pidan para seguir caminando", expresó. La misa fue virtual y el santuario estuvo cerrado a los devotos por la pandemia.
Doná a AICA.org

El arzobispo de Buenos Aires, cardenal Mario Aurelio Poli, presidió el 19 de abril la misa central de la fiesta en honor de San Expedito, que se transmitió en forma virtual debido a que el santuario del barrio porteño de Balvanera permaneció cerrado a los devotos por las restricciones dispuestas por las autoridades civiles ante la segunda ola de coronavirus.

En la homilía, el purpurado porteño recordó que “la resurrección es el objeto de nuestra fe. La fe católica, la fe cristiana, descansa en al resurrección de Jesús, en su poder salvador”. 

“Por San Expedito le pedimos a Jesús, que nos dé la fuerza para creer, la fuerza que viene de Él, la fuerza resucitadora, la fuerza de la vida futura, de la vida eterna”, subrayó, y agregó: “Nosotros tenemos una virtud que nos regaló Dios en el bautismo, que es la fe y que viene de la mano de la esperanza; para esperar contra toda desesperanza”.

El primado argentino valoró que en este tiempo se haya aprendido a pedir “la vida de Dios para toda la familia humana, que está padeciendo el Covid y sus consecuencias”.

“Muy queridos amigos y devotos de San Expedito, yo sé que muchos de ustedes se quedaron con ganas de venir al santuario; pero Jesús ha abierto el templo, el templo inmenso que es este infinito universo, para que en cualquier lugar podamos elevar una humilde oración y Dios siempre nos escucha, Dios siempre está con la oreja en sus hijos y en sus hijas. De eso nunca podemos dudar”, sostuvo.

“Pidámosle entonces que, mientras caminamos, nos conceda cada vez más la fuerza resucitadora de Jesús, creer en Él. La única condición que nos pide Jesús, es que permanezcamos fieles a nuestra fe. La fe no se toca en el corazón, Él nos la regaló y la hace crecer por la caridad y la mueve por la esperanza, aún contra toda desesperanza. Nosotros creemos que Jesús resucitado vive y como dice el papa Francisco: ‘si Jesús vive, yo te quiero vivo; quiero que vivas y que vivas en la alegría y en el amor, y también la esperanza que no defrauda. Que el Señor nos conceda todas estas gracias”, concluyó.

Ubicado en la parroquia Nuestra Señora de Balvanera (Bartolomé Mitre 2411), el santuario estuvo cerrado el 19 de abril, día en el que miles de peregrinos suelen acudir al templo para pedir y agradecerle al patrono de las causas justas y urgentes.+