Viernes 3 de febrero de 2023

El arzobispo ucraniano besó la mano de un sacerdote que estuvo detenido

  • 5 de diciembre, 2022
  • Kiev (Ucrania) (AICA)
"Déjame besarte la mano", dijo Su Beatitud Sviatoslav Shevchuck al sacerdote Oleksandr Bogomaz, quien estuvo recluido recientemente por los ocupantes rusos en Melitopol.
Doná a AICA.org

“El Evangelio que acabamos de escuchar, nos habla de la mano del Buen Samaritano, la mano del sacerdote que administra los santos sacramentos. ¡Y aquí está la mano que trajo la gracia de Dios a nuestros hermanos y hermanas en Melitopol y sus alrededores, la mano que fue encadenada y arrebatada de la parroquia por la fuerza!”, expresó el arzobispo mayor de la Iglesia Greco-Católica Ucraniana (UGCC), Su Beatitud Sviatoslav Shevchuk, señalando al padre Oleksandr Bogomaz, quien había estado detenido por los ocupantes rusos hasta hace unos días en Melitopol.

Al final de la liturgia de este domingo 4 de diciembre, en la catedral patriarcal de la Resurrección de Cristo en Kiev, ante los numerosos fieles presentes en el templo el arzobispo expresó: ““Permítanme hacer un gesto: besar la mano que derramó y derramará la gracia de Dios sobre las heridas de nuestro pueblo”, dijo el primado católico al besar la mano del sacerdote expulsado de Melitopol, ocupada por los invasores.

Monseñor Shevchuk señaló que los ocupantes destruyeron la parroquia católica en Melitopol. Sin embargo, agregó, "hoy celebramos, porque se logró liberar al padre Oleksandr, quien estaba detenido".

El arzobispo contó que varias veces, durante este tiempo, le preguntó al sacerdote: “'Padre, ¿puedo salvarte?'. Y él me dijo con lágrimas en los ojos: “No, hay tanta gente aquí que pide la confesión, la sagrada comunión, se casa y se bautiza. ¡¿Quién los servirá si yo no estoy aquí?!’", narró el primado ucraniano; y agregó que el padre Bogomaz “estuvo bajo una presión especial durante el pseudo-referéndum. ¡Siete veces acudieron a él para que aceptara un pasaporte ruso!". 

El jefe de la Iglesia Greco-Católica Ucraniana expresó la esperanza de que el padre Oleksandr regrese a Melitopol junto con el ejército ucraniano, "que liberará nuestros territorios".

Por otra parte, Su Beatitud enfatizó que “el enemigo está persiguiendo a los sacerdotes católicos griegos en los territorios ocupados. Nuestros dos sacerdotes en Berdyansk, el padre Ivan Levitskyi y el padre Bohdan Geleta, están encarcelados. Sabemos que son torturados sin piedad, se les arrancan confesiones de delitos que no cometieron”, lamentó el primado católico.

“Que el Señor bendiga a todos nuestros sacerdotes. Que salve a nuestros padres Iván y Bohdan y los entregue nuevamente a la Iglesia para el servicio”, concluyó monseñor Shevchuk.

Saqueo generalizado
Ese mismo domingo 4 de diciembre, en su mensaje diario, en el día 284 de la guerra, el arzobispo reiteró que "el enemigo continúa cometiendo varios crímenes en los territorios ocupados, pero lo que más nos sorprende es el saqueo generalizado", dijo.

“Quienes pretenden tener el poder en estos territorios están saqueando. Por ejemplo, en Nova Kakhivka, los rusos irrumpieron en las tiendas e, incluso, comenzaron a robar congeladores y cajas registradoras”, lamentó Su Beatitud.

El jefe de la UGCC notó que se habían estado produciendo intensos combates, a lo largo de toda la línea del frente, durante las últimas 24 horas. “Nuestros soldados defienden valientemente su patria, pero les pedimos sus oraciones para que tengan la fuerza espiritual para resistir la invasión. Recemos por nuestros defensores en Donbass”, apeló.

El arzobispo Shevchuk señaló que, lamentablemente, el enemigo está intensificando la represión y la humillación de la población civil en los territorios ocupados. “Se hacen muchos allanamientos, detenciones, torturas, desaparecen personas y luego no hay noticias de ellas”, denunció el primado.+