Viernes 23 de julio de 2021

El arzobispo de Rosario pide a Dios que "tenga piedad" de la Argentina

  • 10 de julio, 2021
  • Rosario (Santa Fe) (AICA)
En una invocación religiosa por el 9 de Julio, monseñor Eduardo Eliseo Martín hizo referencia a los sufrimientos por el Covid y sus consecuencias, a la violencia de todo tipo, a los desencuentros...
Doná a AICA.org

El arzobispo de Rosario, monseñor Eduardo Eliseo Martín, hizo una invocación religiosa en el acto por el 9 de Julio en el Parque de la Independencia, al que asistieron el intendente rosarino Pablo Javkin y otras autoridades.

Estuvieron también el presidente de la Cámara de Diputados de Santa Fe, Pablo Farías; el presidente de la Corte Suprema de Justicia de Santa Fe, Roberto Falistoco; la presidenta del Concejo Municipal, María Eugenia Schmuck; referentes de la Mesa Interreligiosa por el Bien Común, ex combatientes de Malvinas, y representantes de las Fuerzas Armadas, entre otros invitados y funcionarios provinciales y municipales.

“Queremos darte gracias por esta Patria bendita que nos diste y es tarea, gozo y sacrificio de todos, cada día”, afirmó el arzobispo rosarino.

Monseñor Martín le pidió a Dios que “tenga piedad” de la Argentina y que mire su situación, entre ellas los sufrimientos por el coronavirus y sus consecuencias económicas, sociales, psicológicas, educativas, “especialmente las que sufren nuestros hermanos más pobres, que son los que más las padecen”.

“Mira nuestra casa común, nuestro río Paraná, nuestros humedales: danos coraje para trabajar cada día por un ambiente más  saludable para todos”, puntualizó.

“Mira Señor los desencuentros entre los argentinos, las mezquindades y ambiciones de poder de los que se afanan más por conseguir beneficios que por buscar el bien común, más para servirse ellos que servir al pueblo. Toca sus corazones y se conviertan para que como tú, no busquen ser servidos sino servir a sus hermanos, a sus conciudadanos”, insistió en pedir, y agregó: “Hay mucha violencia en nuestra sociedad: a diario vemos cómo se eliminan vidas, llegando a naturalizar también la muerte. Vidas de jóvenes y aun de niños que nuestra sociedad no llora”.

“Virgen del Rosario intercede ante tu hijo nuestro Señor Jesucristo y cobíjanos bajo tu manto maternal para que cada día vivamos un auténtico amor a la patria, que la queremos cada vez más independiente de toda esclavitud y más verdadera  para vivir en la libertad y en el bien”, concluyó.

Texto de la invocación religiosa
Jesucristo, señor de la historia,  alpha y omega, principio y fin,  a quien pertenecen el tiempo y la eternidad, aquel por quien y para quien han sido hechas todas las cosas. 

A ti que como hombre amaste a tu patria y lloraste sobre ella, por no haber sabido reconocerte en el tiempo de tu visita.

A ti que viniste a liberarnos de la esclavitud del pecado y de la muerte

A ti, que viniste a servir y no a ser servido

A ti, que entregaste tu cuerpo y  tu sangre en la cruz para que tengamos vida abundante;

En este 205 aniversario de la declaración de la independencia nacional queremos darte gracias, porque nos independizamos de España, pero no de Dios, porque rompimos las cadenas que nos ataban a ella, pero nos sujetamos a vos que eres fuente de toda razón y justicia.

Queremos darte gracias por esta Patria bendita que nos diste y es tarea, gozo y sacrificio  de todos, cada día.

Hoy, te pedimos que tengas piedad de nuestra Argentina, mira nuestra situación:

Hay mucho sufrimiento por el covid, muchos muertos que nos enlutan, muchas vidas segadas que dejan una estela de dolor en las familias y los seres queridos.

Mucho personal sanitario trabajando  a destajo, sin descanso hasta el agotamiento, muchos adultos mayores que viven una gran soledad y angustia. Mira tanto sufrimiento y ten piedad

Mira las consecuencias económicas, sociales, psicológicas, educativas, especialmente las  que sufren nuestros hermanos más pobres, que son los que más las padecen. ¡Señor ten piedad!

Mira nuestra casa común, nuestro río Paraná, nuestros humedales: danos coraje para trabajar cada día por un ambiente más  saludable para todos.

Mira Señor los desencuentros entre los argentinos, las mezquindades y ambiciones de poder de los que se afanan más por conseguir beneficios que por buscar el bien común, más para servirse ellos que servir al pueblo. Toca sus corazones y se conviertan para que como tú, no busquen ser servidos sino servir a sus hermanos, a sus conciudadanos.

Hay mucha violencia en nuestra sociedad: a diario vemos cómo se eliminan vidas, llegando a naturalizar también la muerte. Vidas de jóvenes y aun de niños que nuestra sociedad no llora.

Y tanta otra violencia en las palabras, en los gestos, en las actitudes. Violencia que nace de los corazones heridos. ¡Sana, Señor, nuestros corazones!

Necesitamos, Señor, que nuestros dirigentes estén cercanos al pueblo, que perciban sus verdaderas necesidades, que busquen con lucidez los caminos para generar un círculo virtuoso de progreso integral de nuestra gente.

Ilumina sus inteligencias, fortalece sus espíritus para que siempre busquen el bien y alejen toda tentación de corrupción, llena sus corazones con el fuego de tu amor para que sirvan desinteresadamente a todos, preferencialmente a los más pobres.

Necesitamos vivir como hermanos, dejar de lado odios, rencores y deseos de venganza. El otro es mi hermano, cualquiera sea su forma de pensar.

No permitas, Señor, que nos roben la esperanza. Esta es la virtud que hoy más necesitamos para afrontar los grandes desafíos que se nos presentan en el futuro próximo. Necesitamos la esperanza para reconstruir las fuentes de trabajo, para reconstruir la economía, necesitamos la esperanza para reconstruir lo perdido por nuestros niños y jóvenes a raíz de la pandemia en el orden educativo. 

Necesitamos la esperanza para caminar cada día, en medio de las dificultades, con la seguridad que hemos sido llamados a un destino bueno para toda la eternidad y que podemos alcanzarlo, esperando contra toda esperanza.

Danos unidad para poder afrontar con éxito estos y otros grandes desafíos que tenemos en el horizonte. 

Virgen del Rosario intercede ante tu hijo nuestro Señor Jesucristo y cobíjanos bajo tu manto maternal para que cada día vivamos un auténtico amor a la patria, que la queremos cada vez más independiente de toda esclavitud y más verdadera  para vivir en la libertad y en el bien. Amén.

Más información: wwwdelrosario.org.ar.+