Viernes 3 de febrero de 2023

Dos tuits y un mismo ruego: paz en Ucrania, basta de guerra

  • 5 de marzo, 2022
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Mientras el papa Francisco recuerda que "las armas del espíritu cambian la historia"; desde Kiev, el arzobispo greco-católico Shevchuk repite: "No permitamos que el odio nos aprisione".
Doná a AICA.org

Vatican News introduce, con unos pocos párrafos, dos tuits casi coincidentes en su espíritu y con un único clamor: paz en Ucrania, basta de guerra. Uno es del papa Francisco; el otro del arzobispo greco-católico ucraniano, monseñor Sviatoslav Shevchuk.

Es un entrelazamiento de almas, el sonido silencioso de la oración que conmueve y anima mientras el rugido de la artillería mata y aterroriza. Hay algo bíblico en el claroscuro del mundo, que ha olvidado los meandros de la pandemia ante el estruendo de una guerra impensable: la voz de Dios que no es audible en el ruido sino en la suave brisa. 

La brisa de la oración del Papa, de las Iglesias del mundo, que une idealmente con Ucrania los corazones de un pueblo que, mientras las fronteras se vuelven rígidas o se aniquilan, se reconoce en la geografía ilimitada de la fe.

Francisco recuerda en su tuit de Cuaresma de hoy que la oración, la caridad y el ayuno "no son medicinas sólo para nosotros, sino para todos: de hecho, pueden cambiar la historia, porque son las principales vías que permiten a Dios intervenir en nuestras vidas y en el mundo. Son las armas del espíritu". 

Desde Kiev, en medio de una pausa de las bombas, monseñor Shevchuk respondió con un post ante el trágico escenario de un país visto a través del velo de un "mar de lágrimas": "Aprendamos a amar en este trágico periodo. No permitamos que el odio nos aprisione, no utilicemos su lenguaje y sus palabras".+