Miércoles 5 de octubre de 2022

Como el pan, el educador es tomado, bendecido, partido y entregado

  • 12 de septiembre, 2017
  • Bahía Blanca (Buenos Aires) (AICA)
Con motivo de celebrarse en septiembre el Día del Maestro y el Día del Profesor, el arzobispo de Bahía Blanca, monseñor Carlos Alfonso Azpiroz Costa OP, envió un saludo a los educadores de la arquidiócesis y reconoció "a quienes nos han ofrecido su vocación para que, en cierto modo, despertáramos a la nuestra".
Doná a AICA.org
El arzobispo de Bahía Blanca, monseñor Carlos Alfonso Azpiroz Costa OP, envió un saludo a los educadores de la arquidiócesis, al celebrarse durante este mes el Día del Maestro y el Día del profesor (11 y 17 de septiembre, respectivamente).

"La memoria del corazón no puede olvidar a quienes en el aula y, aún fuera de ella, nos han educado con palabras y gestos que nos abrieron inteligencia y corazón de muchas y diversas maneras a la realidad de las cosas, de los otros, de Dios", aseguró el prelado, y manifestó su reconocimiento "a quienes nos han ofrecido su vocación para que, en cierto modo, despertáramos a la nuestra".

Haciendo referencia al reciente Año de la Misericordia, monseñor Azpiroz Costa afirmo que "de muy diversos modos y estilos, en los maestros y profesores, se manifiestan expresiones y pinceladas singulares de esas obras de misericordia".

"Los cristianos celebramos la Eucaristía ?acción de gracias- como la más importante ?convocación?. El domingo, ?Día del Señor?, acudimos a misa y hacemos memoria del perdón y la reconciliación; la escucha, la profesión o expresión pública de nuestra fe y la oración de intercesión; la ofrenda, el sacrificio y la gratitud; la llamada vocacional y el deseo de ser discípulos misioneros de aquel que llamamos nuestro Maestro por excelencia (Camino, Verdad y Vida)", detalló el prelado, y resumió esas acciones en los gestos de Jesús de tomar, bendecir, partir y dar el pan. "Él nos educa de esa manera, nos forma y modela de ese modo", consideró.

"La vocación del maestro y del profesor expresa también esas acciones: todo docente es tomado, elegido, vocacionado, ¡llamado!", expresó monseñor Azpiroz Costa. "Es bendecido (confirmado) por quien tiene autoridad y competencia para eso, para brindarse a una tarea exigente que necesita de diversas competencias (título habilitante), conocimiento, capacidad; una tarea de veras, es decir verdadera, buena y bella como pocas. El educador es literalmente partido, roto, como el pan bueno. Finalmente ?también como el pan que alimenta- el maestro, el profesor, es dado, esto es "entregado" al pueblo, a la comunidad, al alumnado, al discípulo. De ese modo cotidianamente ofrece alma y cuerpo en aras del bien común. Lo hace a través de la escucha, la palabra y el gesto oportuno. ¡Un verdadero darse!", comparó.

Al referirse al contexto actual, el arzobispo lo consideró "difícil", y mencionó que "alguna vez los docentes fueron protegidos y respetados por todos, por tratarse de una vocación gozosa y preñada de autoridad y, por ello, de esperanza. Hoy también quienes educan sufren las tristezas y angustias propias de las presiones de las más diversas índoles, incluso violencia y maltrato".

Para finalizar, el prelado expresó gratitud, solidaridad, comprensión, admiración y, por último, oración y bendición a maestros y profesores.+

» Texto completo del mensaje