Jueves 2 de febrero de 2023

El Papa al pueblo ucraniano: Tu dolor es mi dolor, tus lágrimas mis lágrimas

  • 25 de noviembre, 2022
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Nueve meses después de la agresión rusa en Kiev, Francisco envió una carta en la que expresa sufrimiento y cercanía a la población que califica de "noble y mártir".
Doná a AICA.org

El Santo Padre envió una carta a los ucranianos, en el noveno mes de guerra. Una vez más, el pontífice manifiesta su cercanía y la de toda la Iglesia con los niños, jóvenes, voluntarios, ancianos del país azotado por la muerte y la destrucción.

“En su tierra, desde hace nueve meses, se ha desatado la absurda locura de la guerra. En sus cielos, el siniestro rugido de las explosiones y el ominoso sonido de las sirenas resuenan sin cesar”, escribe el papa Francisco en una sentida carta que envía al pueblo ucraniano, firmada el 24 de noviembre desde la Basílica San Juan de Letrán, cuando se cumplen nueve meses del comienzo del conflicto.

La carta del Papa, caracterizada por un profundo realismo, se abre con una lista de los horrores que, desde el 24 de febrero de 2022, primer día de la agresión rusa a Kiev, se han convertido en la vida cotidiana en el país de Europa del Este.

En sus cielos retumban incesantemente el trágico estruendo de las explosiones y el inquietante sonido de las sirenas. Sus ciudades son azotadas por bombas como lluvias de misiles que causan muerte, destrucción y dolor, hambre, sed y frío. De sus calles muchos tuvieron que huir, dejando sus hogares y seres queridos. Junto a sus grandes ríos fluyen ríos de sangre y lágrimas cada día.

A estas lágrimas, el Papa añadió las suyas: “No hay día en que no esté a su lado y no los lleve a todos en mi corazón y en mis oraciones. Tu dolor es mi dolor”. 

“En la cruz de Jesús -escribe- hoy te veo a ti, a ti que sufres el terror desatado por esta agresión. Sí, la cruz que torturó al Señor revive en los suplicios encontrados en los cadáveres, en las fosas comunes descubiertas en varias ciudades, en esas y en muchas otras imágenes crueles que han entrado en nuestras almas, que nos hacen gritar: ¿por qué? ¿Cómo pueden los hombres tratar a otros hombres de esta manera?"

El dolor por los niños
El Papa retoma historias trágicas, como la de los pequeños muertos, heridos o huérfanos, arrancados de sus madres. “Lloro con ustedes por cada pequeño que, a causa de esta guerra, perdió la vida, como Kira en Odessa, como Lisa en Vinnytsia, y como cientos de otros niños: en cada uno de ellos la humanidad entera está derrotada. Ahora están en el regazo de Dios, ven su angustia y rezan para que se acabe. Pero, ¿cómo no sentir angustia por ellos y por aquellos, pequeños y grandes, que han sido deportados? El dolor de las madres ucranianas es incalculable”.

Asimismo, el Sucesor de Pedro piensa en los jóvenes que, “para defender valientemente su patria tuvieron que poner las manos en las armas en lugar de los sueños que habías cultivado para el futuro; pienso en ustedes, esposas, que perdieron a sus maridos y mordiéndose los labios siguen en silencio, con dignidad y determinación, haciendo todos los sacrificios por sus hijos”.

La mirada del Papa también se dirige a los adultos, “que intentan por todos los medios proteger a sus seres queridos”; a los ancianos, “que, en lugar de un sereno atardecer, han sido arrojados a la oscura noche de la guerra”; a las mujeres, “que han sufrido la violencia y llevan grandes cargas en el corazón”. “A todos ustedes, heridos en el alma y en el cuerpo”, añade, reiterando que piensa en ellos y está cerca de ellos “con cariño y admiración por cómo afrontan estas pruebas tan duras”.

A los voluntarios, pastores, refugiados y las autoridades
Francisco dedica una parte de su mensaje a los voluntarios, “que se gastan cada día por la gente”. Del mismo modo, a los pastores del pueblo santo de Dios, “que -a menudo con gran riesgo para su propia seguridad- han permanecido cerca de la gente, llevando el consuelo de Dios y la solidaridad de sus hermanos y hermanas, transformando creativamente los lugares de la comunidad y los conventos en refugios donde ofrecer hospitalidad, alivio y comida a quienes se encuentran en condiciones difíciles”.

A su vez, Su Santidad exterioriza su proximidad con los refugiados y desplazados internos, “que se encuentran lejos de sus casas”. Y piensa en las autoridades, por las que reza: “Sobre ellas recae el deber de gobernar el país en tiempos trágicos y de tomar decisiones con visión de futuro para la paz y para desarrollar la economía durante la destrucción de tantas infraestructuras vitales, tanto en la ciudad como en el campo”. Al respecto, cabe recordar que, en todos estos meses, el Santo Padre ha pronunciado múltiples llamamientos a las autoridades, solicitándoles vehementemente que contribuyan al silencio de las armas y exhortando a asegurar realmente los corredores humanitarios y se garantice y facilite el acceso de la ayuda a las zonas asediadas, para proporcionar un alivio vital a quienes están oprimidos por las bombas y el miedo.

El recuerdo de la tragedia del Holodomor
En toda esta inmensidad de maldad y dolor, Francisco recuerda otra gran tragedia sufrida por el pueblo ucraniano, el genocidio del Holodomor, que mañana, 26 de noviembre, cumplirá 90 años. Un acontecimiento "terrible", al que ya se había referido en la última audiencia general, que el Papa recuerda ahora para expresar toda su admiración por el "buen ardor" de los ucranianos.

“A pesar de la inmensa tragedia que está sufriendo, el pueblo ucraniano nunca se ha desanimado ni se entregó a la compasión. El mundo ha reconocido a un pueblo audaz y fuerte, un pueblo que sufre y reza, que llora y lucha, que resiste y espera: un pueblo noble y martirizado".

"Sigo estando cerca de ustedes, con mi corazón y con mi oración, con la preocupación humanitaria, para que se sientan acompañados, para que no se acostumbren a la guerra, para que no se queden solos hoy y sobre todo mañana, cuando quizá llegue la tentación de olvidar su sufrimiento”.

El cariño de la Iglesia
Para Francisco, “en estos meses, en los que la dureza del tiempo hace aún más trágico lo que están viviendo, quisiera que el cariño de la Iglesia, la fuerza de la oración, el amor que tantos hermanos y hermanas de todas las latitudes sienten por ustedes, fueran caricias en su rostro”.

“Dentro de unas semanas será Navidad y el aguijón del sufrimiento se sentirá aún más”, dice, y le gustaría volver con ellos a Belén, “a la prueba que la Sagrada Familia tuvo que afrontar en aquella noche, que solo parecía fría y oscura. En cambio, la luz vino: no de los hombres, sino de Dios; no de la tierra, sino del cielo”.

El pontífice concluye su misiva augurando: “Que su Madre y la nuestra, la Virgen, velen por ustedes. A su Corazón Inmaculado, en unión con los obispos del mundo, consagro a la Iglesia y a la humanidad, especialmente a vuestro país y a Rusia. A su Corazón de Madre le presento sus sufrimientos y sus lágrimas. A la que, como escribió un gran hijo de tu tierra, 'trajo a Dios a nuestro mundo', no nos cansemos de pedirle el anhelado don de la paz, con la certeza de que 'nada es imposible para Dios'. Que cumpla las justas expectativas de sus corazones, que cure sus heridas y les dé su consuelo. Estoy con ustedes, rezo por ustedes y les pido que recen por mí. Que el Señor los bendiga y que la Virgen los guarde”.+