Sábado 15 de mayo de 2021

Cáritas exhortó a terminar con las sanciones contra Siria

  • 27 de marzo, 2021
  • Damasco (Siria) (AICA)
"El pueblo sirio busca comida en la basura", denunció el director ejecutivo de Cáritas Siria, Riad Sargi. Las sanciones económicas afectan a los más vulnerables, lamentó.
Doná a AICA.org

Las sanciones económicas aplicadas contra Siria afectan a los ciudadanos sirios más vulnerables “en el centro de su vida cotidiana”, hasta el punto de que “los contenedores de basura de las calles se han convertido en una fuente de alimentos para los más pobres”, denunció Riad Sargi, director ejecutivo de Cáritas Siria.

Sargi puso de manifiesto la pesadilla del presente que vive la población, infligida también por las medidas de boicot económico internacional a los grupos más débiles de un pueblo agotado por diez años de guerras y violencia.

La catástrofe humanitaria que se cierne sobre Siria es recordada en el llamamiento-mensaje difundido el martes 23 de marzo por Caritas Internacionalis en el que se pide la suspensión de las medidas sancionadoras impuestas con la intención declarada de golpear al gobierno de Damasco, y que de hecho están sufriendo en su propia piel los sectores más débiles de la población.

El llamamiento de Caritas Internationalis, lanzado con vistas a la quinta Conferencia de los donantes de la Unión Europea a favor de Siria, prevista para finales de marzo en Bruselas, se hizo público al término de la conferencia en línea “Iglesia y Cáritas: 10 años de respuesta humanitaria en Siria”, a la que han asistido, entre otros, el cardenal Mario Zenari, nuncio apostólico en Damasco.

En su intervención en la conferencia, el Secretario General de Caritas Internationalis, Aloysius John, afirmó que la organización católica se une a las Iglesias presentes en Siria en su llamamiento para “eliminar las sanciones unilaterales introducidas desde el comienzo de la guerra; aumentar el acceso a los servicios y a la atención sanitaria, incluidas las vacunas contra el Covid-19 para la sufrida población de Siria; garantizar el apoyo a las ONG, en particular a las organizaciones confesionales; lograr una paz negociada, evitando un continuo estancamiento que sólo da lugar a un sufrimiento indecible para los civiles inocentes”.

El 90% de la población siria -dice el comunicado publicado por Cáritas Internacional- se hundió en la pobreza debido a los diez años de guerra, las sanciones internacionales, la pandemia de coronavirus y la crisis económica. Un tercio de la población huyó del país y 12,4 millones de personas no tienen garantizado el acceso a los alimentos necesarios para la supervivencia ni tampoco la calefacción.

“Es cierto –reconoció el cardenal Zenari en su discurso- que las bombas y los cohetes no caen en las regiones de Siria desde hace algunos meses. Sin embargo, la terrible "bomba" de la pobreza sigue estallado”. El nuncio apostólico también llamó la atención sobre el hecho de que el apoyo humanitario garantizado por las organizaciones internacionales no puede “continuar para siempre”.

En el comunicado, Caritas Internationalis informa también de su intención de centrar sus futuras iniciativas en Siria en apoyar la reanudación de la escolarización y las actividades educativas de los niños sirios. Los años de conflicto perturbaron el sistema educativo sirio, haciendo que al menos 2,4 millones de niñas y niños corran el riesgo de abandonar la escuela. +