Martes 28 de junio de 2022

Caritas en Ucrania trabaja sin interrupción

  • 19 de mayo, 2022
  • Roma (Italia) (AICA)
"Se necesitarán $600 mil millones para reconstruir el país", dijo Aloysius John, Secretario General de Caritas Internationalis.
Doná a AICA.org

Cáritas Ucrania y Cáritas Spes estuvo trabajando mano a mano continuamente desde el comienzo de la guerra. Durante su visita a Roma, representantes de estas organizaciones hablaron sobre las realidades y desafíos de la crisis provocada por el ataque ruso. “La solidaridad y el amor que reciben los necesitados es el resultado de muchos años de trabajo a nivel de base en Cáritas”, dijo Tetiana Stawnycza, directora de Cáritas Greco-Católica Ucrania, en una conferencia de prensa con los medios vaticanos.

Representantes de organizaciones católicas de ayuda informaron que, hasta el momento, 14.000.000 de personas en Ucrania, incluidos 1.800.000 de niños, fueron desplazadas, lo que representa aproximadamente un tercio de la población. 

Los refugiados presentes en las fronteras también se convirtieron en el objetivo de los traficantes de esclavos. Hasta el momento, se  registraron oficialmente 4.000 muertes. El número no oficial de muertes es difícil de estimar. 

Miles de niños y adolescentes se ven privados de educación, y la magnitud de la devastación significa que la restauración de Ucrania requerirá medidas enormes. “Se necesitarán $600 mil millones para reconstruir el país”, dijo Aloysius John, secretario general de Cáritas Internationalis.

Los representantes de Cáritas de Ucrania enfatizaron que la red de ayuda estuvo en la línea del frente desde el comienzo de la agresión de Rusia y brindó la ayuda necesaria a las personas que huían de la masacre. Alrededor de 130 sucursales trabajan solo en Ucrania. Además, se movilizan puntos en países vecinos, incluida Polonia, para trabajar en el socorro de los heridos.

John señaló que esta guerra empeorará significativamente las condiciones de vida de las personas más pobres en muchos lugares del mundo. El mundo golpeado por la pandemia ahora se verá lastrado aún más por los problemas de suministro de alimentos, el aumento de los precios, el riesgo de una recesión mundial y una crisis energética. 

“Ucrania no solo está sufriendo, sino que todo el mundo se vio afectado. Los países subdesarrollados serán los que más perderán. Los más pobres volverán a pagar más”, dijo John, recordando al mismo tiempo que la guerra en Ucrania puede eclipsar la trágica situación de otras regiones que se vieron afectadas por la crisis durante años, en África y Oriente Medio.

Tetiana Stawnycza, quien la semana pasada también se convirtió en la nueva vicepresidenta de la red de organizaciones de ayuda Cáritas Europa, dijo que la fuerza de la actitud actual de las personas involucradas en el trabajo de la organización es el compromiso que es el resultado de muchos años de actividades anteriores.

“¿Cómo podemos responder a una crisis tan poderosa que ocurrió en tan poco tiempo? Un tercio de los ucranianos abandonaron sus hogares. Hablamos de números, pero hay que recordar que detrás de ellos siempre hay caras de personas concretas. Sólo las personas, el amor y la solidaridad pueden responder a este desafío. Lo vemos todos los días. 

Todos los que se involucraron en ayudar demostraron que, además de la ayuda material, lo más importante es el amor y la lucha por la dignidad humana. La gente viene a nosotros y eso es lo que obtienen en nuestra comunidad. Esto restaura la fuerza interior que perdieron en el caos de destrucción y agresión. 

“Pero Cáritas no empezó su trabajo ayer. Lo que estamos viendo hoy es que la solidaridad y la bondad que compartimos es el fruto de muchos años de trabajo de base en el que muchas personas están involucradas”, dijo Stawnycza.

A su vez, el director de Cáritas-Spes en Kiev, padre Vyacheslav Hryniewycz agradeció a los periodistas su compromiso de decir la verdad sobre la guerra. También habló sobre la situación de las familias ucranianas, especialmente de los niños. 

En su opinión, “la ayuda humanitaria no es suficiente. En Cáritas y en la Iglesia buscamos respuestas a la pregunta de cómo podemos ayudar a las personas a largo plazo. ¿Qué pasará cuando vuelvan a la vida normal? 

Las madres con hijos son separadas de los padres que, cuando regresen de la guerra, serán diferentes, marcados por esta crisis. Preparamos nuestros programas para ayudarlos a ellos también. La situación de los niños y su educación es otra cosa. La guerra provocó una gran brecha en la educación, la escolarización regular es actualmente imposible. Antes de eso, también hubo 2 años de educación en línea que fueron difíciles. Por lo tanto, surge la duda de ¿quién será nuestro médico o maestro en el futuro? Tenemos que centrarnos en este problema".

El padre Hryniewycz también enfatizó la enorme importancia de la unidad en toda la familia Cáritas. “Están los recursos y fondos más importantes. La atención dedicada y la oración son primordiales. Saber que no te quedas solo, que hay quienes te apoyan”.+