Jueves 29 de octubre de 2020

Card. Onaiyekan: El extremismo es el responsable de la falta de armonía religiosa en Nigeria

  • 21 de enero, 2016
  • Abuja (Nigeria) (AICA)
El arzobispo de Abuja (Nigeria), cardenal John Onaiyekan atribuyó la falta de armonía y crisis religiosas presentes en el país al aumento del fanatismo religioso que comenzó hace aproximadamente dos décadas. Estas afirmaciones fueran dichas por el purpurado nigeriano en un discurso sobre el tema "Religión para la paz y la armonía en Nigeria" pronunciado en un simposio organizado por la Facultad de Derecho de la Universidad Ahmadu Bello (ABU) Zaria, estado de Kaduna.
El cardenal Onaiyekan explicó que la cordialidad entre los fieles cristianos y musulmanes en el país era armoniosa hasta hace unas dos décadas cuando "empezamos a ver el crecimiento de un fanatismo rígido, que mantiene a la gente adherida de manera estricta a su fe hasta el punto de decir que sólo ellos son aceptables a los ojos de Dios. Esto lleva a excluir totalmente a cualquier persona que no siga esta línea", señaló.

El cardenal señaló que los fanáticos musulmanes, pero también los cristianos, interpretan de forma distorsionada los pasajes del Corán y de la Biblia para justificar su fanatismo religioso y tomando una falsa representación de Dios, negando la igualdad de las personas y la libertad de elección de la religión.

"Vimos -añadió el purpurado- como el extremismo doctrinal mueve fácilmente a la violencia verbal y a la violencia física. Disturbios y conflictos mortales son el desarrollo natural de la negación fanática y exclusiva del otro. La anomalía de Boko Haram es un caso claro".

Por esto, el cardenal Onaiyekan afirma que "condenar la violencia de los terroristas no es suficiente. También tenemos que hacer frente a la grave amenaza que representa los que predican la exclusión de una fe que no sea la suya, aunque estén en las mezquitas o en las iglesias"

Al describir la religión como un elemento positivo en la sociedad, el arzobispo de Abuja subrayó que es fundamental creer que "Dios es Padre de todas sus criaturas, de todos los seres humanos", y añadió "precisamente por eso, es deber de todo ser humano tener en cuenta a todos, cristianos y no cristianos, creyentes y no creyentes como hermanos y hermanas en Dios".+