Lunes 17 de junio de 2024

Ángelus del Papa: 'El amor de Dios nos hace libres'

  • 9 de junio, 2024
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Cualquiera que dependa del deseo de riqueza, fama y honor no es libre de amar a Dios y al prójimo, recordó el Santo Padre este domingo durante el rezo del Ángelus en la plaza de San Pedro.
Doná a AICA.org

El Papa Francisco anima a los fieles a aprender del desapego y la indiferencia de Jesús hacia el dinero, el poder y la superficialidad.

¿Eres libre, como lo fue Jesús, o estás aprisionado por lo superficial?, esta es la pregunta que el Santo Padre llamó a reflexionar a los peregrinos de todo el mundo -congregados en la Plaza de San Pedro para el rezo del Ángelus dominical. Francisco los instó a deshacerse de todo lo que les impide acercarse a Dios.

El Santo Padre se inspiró en la lectura del Evangelio del domingo, de San Marcos, que narra el inicio de la obra pública de Jesús. Aunque la gente se agolpaba a su alrededor, también hubo resistencia, incluso su propia familia se opuso. Temían que se hubiera vuelto loco y querían impedirle hacer una proclama tan sensacional para su propia protección. Y los escribas incluso lo acusaron de que sus acciones estaban controladas por el mismo diablo.

“En realidad, Jesús predicó y sanó con el poder del Espíritu Santo”, dijo Francisco. “Y fue precisamente el Espíritu lo que lo hizo libre: es decir, le permitió amar y servir sin medida ni condicionamiento”.

"Hagamos una pausa por un momento", dijo el Papa, "para contemplar esta libertad de Jesús".

En primer lugar, dijo el Papa, Jesús era libre en relación con la riqueza y, por tanto, abandonó la seguridad de su pueblo de Nazaret para abrazar una vida pobre e incierta. El Señor, continuó, sanaba gratuitamente a los enfermos y a cuantos acudían a pedirle ayuda, "sin pedir nunca nada a cambio".

No te dejes esclavizar por el dinero y el poder...
Y esta libertad hizo que Jesús no respondiera al deseo de dinero y riqueza, reconocimiento y honor. En cambio, se ocupó de los necesitados “sin pedir nunca nada a cambio”, “nunca buscó el apoyo de los poderosos, sino que se puso del lado de los más pequeños y “nunca dejó de decir la verdad y, al hacerlo, darse por sentado, no ser comprendido, hacerse impopular, hasta la muerte en cruz. No se dejó intimidar, comprar ni engañar por nada ni por nadie”.

"Aunque llamó a muchos a seguirlo", recordó el Santo Padre, "nunca obligó a nadie a hacerlo, ni buscó el apoyo de los poderosos, sino que siempre se puso del lado de los más pequeños, enseñando a sus discípulos a hacer lo mismo".

En lugar de hacernos internamente dependientes de las cosas terrenales, nuestros pensamientos y sentimientos deben ser determinados únicamente por Dios. Y aquí la libertad de Jesús puede mostrarnos el camino.

Todo esto, argumentó, nos muestra que Jesús era un hombre libre y nos enseña una valiosa lección: "Si nos dejamos condicionar por la búsqueda del placer, del poder, del dinero o de la aprobación", dijo el Papa, "estamos convertirse en esclavos de estas cosas."

Pero si, por el contrario, "dejamos que el amor gratuito de Dios llene y expanda nuestros corazones, y si lo dejamos desbordarse espontáneamente", dijo, "crecemos en libertad y esparcimos su buen olor a nuestro alrededor, en nuestros hogares, en nuestras familias y en nuestras comunidades".

'¿Soy libre?'
Por eso, el Papa invitó a los fieles a preguntarse: "¿Soy una persona libre? ¿O me dejo aprisionar por los mitos del dinero, del poder y del éxito, sacrificando mi propia serenidad y paz y la de los demás? ¿Difundo, en los entornos en los que vivo y trabajo, aire fresco de libertad, sinceridad y espontaneidad?"

El Papa Francisco concluyó invocando a la Santísima Madre, pidiéndole que nos ayude a vivir y amar como nos enseñó Jesús, en la libertad de los hijos de Dios.+