Jueves 30 de mayo de 2024

El Papa, en el Ángelus: "Ábrete a las sorpresas de la vida y no te rindas en las crisis"

  • 18 de diciembre, 2022
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
En el cuarto y último domingo de Adviento, Francisco se detuvo en la figura de José, que supo renunciar a sus certezas tranquilizadoras.
Doná a AICA.org

En el corazón del mensaje de Francisco en el Ángelus del último domingo de Adviento está San José, figura clave de su pontificado, que es de hecho el hombre cuyos sueños se hicieron añicos repentinamente, ante el "descubrimiento desconcertante" de saber que María estaba esperando un hijo que no era suyo.

“¿Qué sintió José? Desconcierto, dolor, desconcierto, tal vez incluso irritación y decepción... ¡El mundo se derrumba a su alrededor!", expresó el Papa.

El dilema de san José era, según precisó: "¿Denunciar a María por supuesta infidelidad o cancelar el compromiso a escondidas sin causar escándalo?" 

El papa Francisco explicó que san José elige ese segundo camino, el camino de la misericordia.:"Y aquí, en el corazón de la crisis, justo cuando piensa y evalúa todo esto, Dios enciende una nueva luz en su corazón: en un sueño le anuncia que la maternidad de María no proviene de una traición, sino que es obra del Espíritu Santo y el niño que va a nacer es el Salvador. María será la madre del Mesías y él será su guardián. Al despertar, José comprende que el sueño más grande de todo israelita piadoso, ser el padre del Mesías, se está cumpliendo para él de una manera absolutamente inesperada".

Ante las legítimas expectativas del futuro marido, ante los proyectos soñados, el santo, comentó el Papa, dejó de lado todas las presunciones para abrirse a nuevos horizontes: “José tendrá que abandonar sus certezas tranquilizadoras, sus planes perfectos, sus expectativas legítimas y abrirse a un futuro por descubrir. Y ante Dios, que trastorna los planes y pide confianza, José responde que sí. Su coraje es heroico y se realiza en el silencio: confía, acoge, está disponible, no pide más garantías”.

No te rindas, da la bienvenida a las sorpresas de la vida
La Navidad, observó el pontífice, puede ser "un período en el que nuestro deseo de ver los sueños hechos realidad es, de alguna manera, aún más fuerte. Los ambientes que conducen a un mayor compartir también contribuyen a 'acentuar' esta dimensión de la petición para que se cumplan”. 

Francisco especificó: “Tal vez nos arrepintamos de algunos sueños rotos y veamos que las mejores expectativas, muchas veces, tienen que hacer frente a situaciones inesperadas, desconcertantes. Cuando esto sucede, José nos muestra el camino: no debemos ceder a los sentimientos negativos, como la ira y el cerrarse: ¡este es el camino equivocado! En cambio, debemos dar la bienvenida a las sorpresas de la vida, incluso a las crisis”.

“Que la Virgen María nos ayude a vivir abiertos a las sorpresas de Dios”, concluyó el Papa, porque Él nos supera y sabe "inventar" horizontes “infinitamente más amplios y hermosos que los nuestros”. 

Francisco terminó su reflexión ofreciendo los criterios para el discernimiento: “Cuando se está en crisis no hay que elegir con prisa, según el instinto, sino hacer como José, 'considerar todas las cosas' y basarse en el criterio básico: la misericordia de Dios. Cuando se vive la crisis sin ceder al cierre, a la ira y miedo, pero manteniendo la puerta abierta a Dios, Él puede intervenir. Es un experto en convertir las crisis en sueños: sí, Dios abre las crisis a nuevas perspectivas, quizás no como esperamos, pero como Él sabe”.+