Lunes 23 de mayo de 2022

Inglaterra: Católicos y anglicanos condenan las deportaciones de solicitantes de asilo a Ruanda

  • 19 de abril, 2022
  • Londres (Gran Bretaña) (AICA)
El arzobispo católico de Westminster y el arzobispo anglicano de Canterbury, criticaron en sus homilías de Pascua la medida del gobierno que prevé deportar a Ruanda a cientos de solicitantes de asilo.
Doná a AICA.org

El arzobispo de Westminster y presidente de la Conferencia de Obispos de Inglaterra y Gales, cardenal Vincent Nichols y el arzobispo de Canterbury y líder de la Iglesia anglicana, Justin Welby, criticaron en sus homilías de Pascua la medida del gobierno que prevé deportar a Ruanda a cientos de solicitantes de asilo en el Reino Unido.

Es el nuevo plan migratorio del gobierno británico por el que se enviarán automáticamente a Ruanda a los solicitantes de asilo que, desde el 1 de enero de este año, hayan llegado al país a través del Canal de la Mancha. Se priorizará a los hombres sin cargas familiares que hayan recalado en el Reino Unido, pero aún se desconoce si contemplará además enviar a mujeres, niños, ancianos o enfermos. 

En su homilía de Pascua en la catedral de Westminster, el cardenal Nichols recordó que son las guerras y la pobreza las que han provocado el éxodo de millones de personas en el mundo, “personas que se mueven por la faz de la tierra huyendo de la violencia, de la miseria y del cambio climático”.

“Los vemos explotados -subrayó- por traficantes de seres humanos, una esclavitud moderna que se ha de perseguir”. El purpurado insistió en que, pese a que los recursos sean limitados, es necesario buscar soluciones “con compasión y con respeto por la dignidad innata a todo ser humano”.

Por su parte, el arzobispo de Canterbury, Justin Welby, apuntó a las “serias implicaciones éticas” de enviar a los solicitantes de asilo a Ruanda. Destacó que tal medida no es propia de un país conformado por valores cristianos porque “derivar nuestras responsabilidades, aunque sea a un país que busca hacer las cosas bien como Ruanda, es lo opuesto a la naturaleza de nuestro Dios que cargó con nuestros fracasos”.

“Cobarde desprecio por la humanidad y la dignidad”
El acuerdo suscrito entre el Reino Unido y Ruanda tiene una validez de cinco años y traerá importantes beneficios a este país africano que recibirá unos 144 millones de euros anuales de parte del gobierno británico más una cantidad por cada inmigrante asilado. El gobierno de Ruanda permitirá que los deportados soliciten asilo en su país, les ofrecerá el derecho a la protección total bajo la ley de Ruanda e igualdad de acceso al empleo, así como atención médica y social según el acuerdo marco suscrito con el ejecutivo de Johnson. En 2021, un total de 28.526 personas llegaron ilegalmente al Reino Unido por el Canal de la Mancha.

La deportación que plantea el gobierno británico fue criticada por políticos de todos los partidos y más de 160 organizaciones no gubernamentales como el Servicio Jesuita a los Refugiados del Reino Unido. El JRS, en un duro comunicado, define la propuesta del gobierno como un “cobarde desprecio por la humanidad y la dignidad” que no muestra “ni un gramo de compasión. Estos planes buscan cortar las rutas para que los refugiados encuentren refugio y se establezcan en el Reino Unido”, se lee en el texto.

Desde esta organización jesuita además critican fuertemente que el gobierno plantee desplegar la Royal Navy contra los refugiados y migrantes que intenten llegar al Reino Unido a través del Canal de la Mancha o que el ejecutivo de Johnson esté impulsando una legislación “cuyo objetivo principal es castigar a los refugiados por las realidades de la migración forzada”. 

Unas leyes, lamenta el JRS, que promueven “la guetización” de los solicitantes de asilo evitando la integración de los migrantes en la sociedad: “Como cristianos, debemos estar horrorizados por esta ausencia de humanidad”.+