Jueves 15 de abril de 2021

Mons. Martínez: "Los otros son mis hermanos"

  • 24 de febrero, 2021
  • Posadas (Misiones) (AICA)
El obispo de Posadas ofrece algunos aportes para realizar un examen de conciencia donde con humildad cada uno pueda revisar su vida tanto en la dimensión personal como en la social y eclesial.
Doná a AICA.org

El obispo de Posadas, monseñor Juan Rubén Martínez, recordó que la Cuaresma "es una oportunidad que regala Dios para volver a Él" y, tras subrayar que la liturgia es la fuente de espiritualidad más importante que tiene la Iglesia, invitó a la comunidad a vivir intensamente "el don que Dios nos da y que con esperanza nos introduzcamos en este tiempo litúrgico".

"Durante varias semanas nos preparamos desde la conversión y la penitencia, pero sobre todo con esperanza, para celebrar el misterio de la Pascua. Es un tiempo para que acompañemos a Cristo el Señor en su vida y misión, en su pasión y sufrimiento, y en su entrega sin límites por amor para nuestra redención".

"Es el misterio de la Pascua donde el Señor da su vida, muere y resucita. La Pascua hace consistente nuestra esperanza porque la vida triunfa sobre la muerte. La liturgia, sobre todo en tiempos fuertes como la Cuaresma que iniciamos, nos permite actualizar la fe de lo que celebramos e internalizar sus gestos y palabras a través de los sacramentos, con la ayuda de la gracia para poder volver a Dios", agregó.

El prelado explicó que "el propósito de esta carta es ofrecer algunos aportes para realizar un examen de conciencia donde con humildad podamos revisar nuestra vida tanto en la dimensión personal como en la social y eclesial".

"Es obvio que el camino espiritual y la búsqueda de conversión no es en orden a una mera perfección individual, sino que desde la virtud de la humildad buscamos convertirnos al amor misericordioso de Dios. Y desde Él, ser puentes de su amor para nuestros hermanos. Para con todos, pero sobre todo con los más pobres y excluidos", precisó.

Monseñor Martínez citó algunos textos del Nuevo Testamento y de las encíclicas Fratelli tutti del papa Francisco y Deus caritas est de Benedicto XVI, que considera pueden ayudar a "comprender mejor el misterio pascual, la propuesta del Señor como camino".

"Él, por amor y para redimirnos, dio su vida y resucitó. En la Pascua fuimos redimidos. Pero también en ese gran misterio comprendemos que el amor que se dona y que da la vida es el camino donde nos plenificamos en nuestra dignidad humana", concluyó.+