Lunes 12 de abril de 2021

Mons. Carrara: El eje central de Fratelli Tutti "es la dignidad de cada ser humano"

  • 30 de noviembre, 2020
  • La Plata (Buenos Aires) (AICA)
Encabezado por el obispo auxiliar de Buenos Aires, monseñor Gustavo Carrara, el 27 de noviembre se llevó a cabo un conversatorio virtual sobre la encíclica Fratelli Tutti.
Doná a AICA.org

Organizado por el Instituto de Teología, el Instituto Terrero y la Pastoral Social de la arquidiócesis de La Plata, el 27 de noviembre se llevó a cabo un conversatorio virtual sobre la encíclica Fratelli tutti.

El encuentro, que estuvo a cargo del obispo auxiliar de la arquidiócesis de Buenos Aires, monseñor Gustavo Carrara, contó también con la participación del obispo auxiliar de la arquidiócesis de La Plata, monseñor Jorge E. González; Marta Ansalas, miembro del equipo de la Pastoral Social; el presbítero Pablo Pastrone, en representación del Instituto de Teología y del Instituto Terrero, laicos, docentes, educadores, trabajadores y dirigentes del ámbito social, laboral y judicial.

En la apertura del encuentro participaron monseñor González, Marta Ansalas y el presbítero Pablo Pastrone. Monseñor González agradeció la presencia de monseñor Carrara y destacó que “su mirada contribuye mucho a analizar esta carta-encíclica porque justamente él se encuentra a cargo de un sector muy importante y privilegiado siempre por el Papa Francisco, que tiene que ver con el trabajo en la villas y el acompañamiento a los curas que están desarrollando su actividad pastoral dentro de las villas. Por eso su interpretación de este texto responde al espíritu más central”.

Por su parte, Marta Ansalas subrayó que “todas las áreas de la Pastoral Social centralizan su accionar en las encíclicas sociales y esta nueva encíclica da muchísimos conjuntos de temas sociales y en ella lo que es central es el tema del amor, busca el valor de la persona, el hombre viviendo en sociedad con otros y la dimensión de ese corazón universal que debe ver cómo arropar al que tiene al lado o al que está a la vuelta”.

En tanto, el presbítero Pablo Pastrone, señaló la importancia de observar la encíclica en el contexto del Pacto Educativo Global al que “nos convoca el Papa Francisco y también desde lo que sostiene nuestro Arzobispo Víctor Manuel Fernández, cuando dice que Fratelli tutti ‘es el gran testamento social del papa Francisco, porque recoge y profundiza su visión sobre los grandes temas sociales que él ha ido desarrollando como arzobispo y luego como Papa’ ”.

Seguidamente, monseñor Carrara señaló que “el eje central de esta encíclica es la dignidad de cada ser humano más allá de cualquier circunstancia”. Y aclaró que “hay que leerla de modo complementario con Laudato si’, ya que esta nos invita a escuchar el grito de la tierra y el grito de los pobres. Y el escuchar el grito de los pobres, acompañarlos y cuidarlos tiene que ver en esta encíclica  con la fraternidad y la amistad social”.

Hay que comprender a ‘Fratelli Tutti’ desde el pensamiento de Francisco, que es “un pensamiento creyente y que tiene como actitud una apertura al diálogo”, analizó el obispo, y aclaró además que “esta encíclica es un texto religioso y cristiano, pero con la pretensión de dialogar con todos los hombres y mujeres de buena voluntad”.

Resaltó también la importancia de esta encíclica desde una visión y dimensión “universal del amor cristiano en este mundo”. “En un mundo que levanta muros, Francisco invita a tender puentes, en un mundo que emite quien es prójimo y quién no lo es, Francisco quiere hacernos interpelar para que pensemos más allá del propio sector, de las propias personas que simpatizan con nosotros o nos caen bien. Nos invita a dilatar el corazón”, continuó.

Además, advirtió que “esta apertura a lo universal no se trata de salir a viajar por el mundo o conocerlo, sino se trata de cultivar esa fraternidad universal a partir de la amistad social, a partir de aquel que tengo cerca y a partir de aquel que me tengo que hacer prójimo, como nos enseña la palabra del Buen Samaritano”.

En tanto, monseñor Carrara reflexionó que en este amor a lo local “Francisco nos invita a mirar los barrios populares, donde todavía se vive el espíritu de vecindario en el que existe el deber de acompañar y ayudar al vecino”. “Solamente a través del amor a lo local, al propio barrio, pueblo, país o región, podremos abrirnos a una amistad universal”, afirmó. 

Posteriormente analizó que ante la tendencia globalizadora en la que hoy vivimos, “que tiende a homogeneizar todas las situaciones y donde las culturas dominantes y los pensamientos únicos intentan imponerse sobre los más frágiles, los más débiles, el papa Francisco nos propone en la encíclica esta cultura poliédrica donde cada uno tiene algo valioso por aportar y en ello radica la importancia de este amor a lo local y el estar orgulloso de eso”.

Además señaló que esta encíclica invita a estar dispuestos a los distintos mestizajes y a no caer en los racismos, para así poder recibir a los migrantes como un “don que invita a crecer y creer que el otro es una bendición para mí, para nosotros”. En Fratelli Tutti “aparece una sanación de cualquier modo de racismo o desprecio al hermano o a la hermana que sutilmente se va metiendo”, destacó.

Asimismo, monseñor Carrara señaló que en ‘Fratelli Tutti’ el Papa tiene una alta valoración del trabajo y dentro de la cual también valora a los empresarios y dice que ser empresario es una alta vocación y que para alcanzar su desarrollo tiene que ser una persona trabajadora. “Por eso la empresa tiene que estar para producir y no especular y tiene que ayudar al conjunto, a la diversidad de la producción y de los puestos trabajos, respetando los distintos modos de trabajo para que las personas puedan desplegar todas los diferentes dones y talentos que Dios les ha dado”, añadió.

Por último, se refirió a lo que el Papa Francisco llama, dentro de la encíclica, “rehabilitar la política”, recordando que “la tarea propia de la política es generar un proyecto común como pueblo y que sin ello no es posible alcanzar la fraternidad y amistad social”.+